16-10-2010 / 15:10 h EFE

Efeméride que ha llevado a programar una serie de actos con el afán de conmemorar la historia de uno de los clubes punteros del rugby español, y que, precisamente, en unas horas se medirá al Brive francés con motivo de su participación en la Amlin Challenge Cup, competición europea que vuelven a jugar esta campaña, pese a los estragos de la crisis, como homenaje a su imponente trayectoria.

Ésta comenzó hace más cincuenta años, cuando Jaime Enciso uno de los profesores del antiguo colegio El Salvador de Valladolid, impulsó un equipo de atletismo entre los internos del centro. Una actividad que "funcionó muy bien", ha explicado a Efe, y que animó al Padre George Bernés, también profesor, a pedirle un balón de rugby para que los alumnos también practicasen este deporte.

"Si me lo compras la armaremos, me dijo el Padre Bernés. Se lo compré de mi bolsillo y, en seguida, metió a los chicos el gusanillo del rugby, que se unió al club que habíamos formado", ha relatado Enciso sobre el origen del club que, en aquella época, gastaba "litros de mercromina".

Y es que, los jugadores primerizos se entrenaban en el patio de tierra del colegio o bien en algún terreno del Pinar de Antequera, "dejándose las rodillas en los placajes". Campos de rugby improvisados que fueron el germen de lo que hoy es la entidad vallisoletana.

Jaime Enciso y el Padre Bernés formaron un tándem que se compenetraba muy bien, hasta que una oferta para que Enciso se hiciese entrenador de atletismo profesional les separó. Bernés abandonó el club al año siguiente, pero la semilla, diez años después, había calado hondo.

Así lo ha reconocido el primer capitán del equipo, José María Benedí. "George Bernés un rugby técnico, a la mano, distinto de aquel rugby de choque que se dispensaba al uso. Jaime Enciso forjó atletas. De hecho se trataba de un equipo de atletas jugando al rugby. Ambos tenaces y magníficas personas".

El club siguió su camino en los años siguientes, formando jugadores que llegan a la selección y contribuyen a extender las bondades del rugby en Valladolid y Castilla y León.

En 1973, por motivos económicos, los derechos deportivos del primer equipo fueron transferidos a la Universidad de Valladolid, mientras que las categorías inferiores del club permanecieron bajo el cobijo del colegio, con Luis Labajos de Asúa como encargado de la gestión deportiva.

Ya en los ochenta, el club se expande, agrandando su base con jugadores llegados de otros centros, lo que consigue que se vaya haciendo un nombre cada vez más sonoro y rotundo en el rugby español.

De este modo, los primeros éxitos no tardarían en llegar, pues en 1991 El Salvador construyó las vitrinas para su primer título importante, la Liga, a la que, en los últimos veinte años, han seguido otras seis, cinco Copas del Rey, cuatro Copas Ibéricas, seis Súpercopas de España y una Copa FER.

Éxitos que han conducido al equipo vallisoletano hacia el profesionalismo, siendo pioneros en este sentido en España, gracias a la aportación de técnicos como Pepe Candau, Juan Carlos Pérez o Lewis Williams, nuevos jugadores y fichajes de jugadores extranjeros que han ayudado a aumentar el nivel de la cantera.

También se produjeron las primeras participaciones en Europa, donde el Cetransa El Salvador ha intentado plantar cara a algunos de los equipos más importantes del panorama internacional, postulándose como un estandarte del rugby nacional fuera de nuestras fronteras.

"Evidentemente, no son muchos los clubes de rugby en España que con 50 años sigan estando en la cabecera. Creo que el Salvador representa un modelo de lo que debe ser un club de rugby. La humildad y el contar con mucha gente detrás, con un trabajo oscuro y anónimo, han permitido que el club supere etapas difíciles", ha opinado el presidente del Cetransa El Salvador, Ernesto Candau.

Aquel balón oval que el Padre Bernés pidió a Enciso hace cincuenta años fue el inicio de un idilio entre este deporte y la ciudad de Valladolid, a día de hoy capital del rugby en España.

Un deporte que conjuga algunos de los valores a instruir en el patio de cualquier colegio: "El rugby enseña que sin trabajo en equipo nada funciona. Se aprende a luchar y a volver a luchar. A sufrir, a ganar y perder sabiendo que siempre se gana jugando con camaradería", ha señalado el primer capitán de El Salvador, José María Benedí.

Una doctrina a la que se suma el "respeto al contrario, el respeto a los valores tradicionales de esfuerzo y sacrificio", ha sentenciado su actual presidente, Ernesto "Tito" Candau, quien oficia hoy de maestro de ceremonias en la celebración más emotiva.

La que está reuniendo hoy a una familia cincuentenaria.

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Septiembre 2014
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 30        
Búsqueda por días
Introduce la fecha
Lo último...
PUBLICIDAD