Opinión

Cinco ejes para la reforma educativa

«Creemos que la educación secundaria, tanto la obligatoria, como la no obligatoria deben preparar a los jóvenes para la vida, lo que incluye, pero no necesariamente, la posibilidad de ir a la Universidad. Por ello, y teniendo en cuenta que no todos los jóvenes españoles lo desean, sugerimos que la formación profesional se integre en los centros de secundaria»

Una serpiente en el restaurante

Una serpiente en el restaurante

«Tanto en el tatuaje como en el piercing hay un origen de agresión física hacia uno mismo, una especie de prueba masoquista, que puede tener su origen en un descontento o en eso que llamamos inconformidad. No me imagino al doctor Severo Ochoa tatuándose un alambre de espino alrededor del tobillo, ni a José Luis Sampedro colocándose a la altura de la tetilla izquierda una flor de lis o una bandera»

Artículo 155: un torniquete de urgencia

Artículo 155: un torniquete de urgencia

«A mi juicio es imposible que funcione un Estado Federal siempre que conviva con nacionalismos sediciosos profundamente desleales con la propia Constitución. La situación que tenemos por delante es de enorme envergadura. De momento se podría decir que hemos salvado el «match ball», pero el partido sigue muy cuesta arriba si no conseguimos aplicar destreza y determinación para derrotar al adversario»

La indignación

La indignación

«La prerrogativa emocional que permite que la injusticia se haga carne no entiende de filiaciones políticas, ni está siempre disponible para usos partidistas. Por el contrario, ni la indignación puede ser inducida, ni el poder de convicción de la razón visceral podrá sustituir jamás las cualidades demostrativas del razonamiento»

Disparates lingüísticos
ABC

Disparates lingüísticos

«El independentismo busca privar a un pueblo del inmenso tesoro, cultural y económico, que supone la lengua española, una de las más importantes del mundo. Un 23 de abril, le pregunté, por la radio, a Jordi Pujol, si no le interesaba Cervantes y me contestó rotundamente: «No. Sólo me interesa Goethe». ¡Peor para él! Éste era el presunto «español del año»