Patrimonio Nacional guarda la corona y el cetro reales - EFE

eL rEY jUAN cARLOS ABDICALa corona espera ya a Felipe VI

Patrimonio Nacional muestra los símbolos de la Monarquía española que presidirán la ceremonia de proclamación

Actualizado:

La corona espera ya a Felipe VI. Junto con el cetro, ha abandonado este viernes la sala blindada del Palacio Real donde están custodiadas ambas piezas, para que la prensa pudiera tomar unas imágenes.

La corona se hizo en Madrid hacia el año 1775. Tiene 39 centímetros de alto y 18,5 de diámetro. Pesa alrededor de un kilo y su uso es decorativo, no para ser ceñida. Se ha utilizado en todas las ceremonias de proclamación desde Isabel II, como representación de la Monarquía española, si bien difiere de lo que la heráldica establece para la Corona de los Reyes de España. Así, no es de oro, no tiene engastadas piedras preciosas, ni las diademas están cargadas de perlas. Se cree que fue ordenada confeccionar por Carlos III como corona conmemorativa del funeral de Isabel de Farnesio, Reina consorte de Felipe V y viuda por entonces, que fallecería el 10 de julio de 1766.

Se trata de un aro formado por dos molduras lisas y en medio otra plana con decoración repujada. Sobre la cretería formada por espejos en los que se representan emblemas heráldicos. En distintas posiciones enlazan los espejos rematándolos, una corona de laurel de la que parten ocho imperiales formados por dos ramas entrelazadas, dejando claros en medio que se aúnan dentro de una moldura circular convexa, con decoración de hojas de relieve. Esta última sirve de base a una bola con cruz de brazos iguales y decorados con hojas en relieve. La técnica empleada para su creación fue cincelado, repujado y dorado y el material es plata sobredorada y terciopelo.

En cuanto al cetro, es de origen eslavo. Los primeros trabajos datan de 1667 pero no se finalizó la obra hasta 1681. Tiene 68 centímetros de largo. Se trata de un bastón formado por tres cañones de plata sobredorada, recubiertos por filigrana vegetal y esmalte de color verde y azulado. Se juntan por anillos de granates de talla en tabla. El remate es una gran bola de cristal de roca tallada a rombos. En los trabajos se utilizaron las técnicas de filigrana, esmaltado, dorado, tallado, engastado. En cuanto al material, se trata de plata, cristal de roca, esmalte y granates.

El cetro fue un regalo de Rodolfo II (proclamado Emperador del Sacro Imperio el 12 de octubre de 1576) a su primo el Rey de España Felipe II.