Elorza, Gasulla y Vázquez rompen la unanimidad del PSOE en favor del relevo monárquico
El diputado socialista, Odón Elorza, durante el pleno del Congreso - efe
Diputados díscolos

Elorza, Gasulla y Vázquez rompen la unanimidad del PSOE en favor del relevo monárquico

El exalcalde de San Sebastián se ha abstenido en la votación de la ley de Abdicación. El diputado balear Gillem García y la gallega Paloma Rodríguez Vázquez se han ausentado

Actualizado:

El diputado vasco y exalcalde de San Sebastián, Odón Elorza, ha roto la disciplina del Grupo Parlamentario Socialista al pronunciar este mediodía su «abstención» a la ley de Abdicación, a lo que hay que sumar la ausencia de sus compañeros de bancada Gillem García Gasulla y Paloma Rodríguez Vázquez. Ambos, el primero con acta por las Islas Baleares y la segunda por La Coruña, se han ausentado de la votación.

A la salida de la reunión ayer del Grupo Socialista en la que se trató de convencer a los más reacios de la convenencia de apoyar la ley de Abdicación, el exalcalde de San Sebastián dijo que hoy votaría «en conciencia» una vez que «metabolizara» lo oído.

Durante la votación, el resto de grupos ha seguido el guión previsto, con el «sí» en bloque del PP, la abstención de CiU y los noes de La Izquierda Plural a la voz de «por la República y más democracia» y de ERC al grito de «República catalana».

En los pasillos del Congreso, Odón Elorza ha justificado su abstención «testimonial, simbólica y gestual» en que la «ruptura» de la «dimensión social» de la Constitución merece «una respuesta». El exalcalde socialista de San Sebastián, que previsiblemente será sancionado con una multa que puede llegar hasta los 600 euros, ha dicho que la decisión la tomó en función de lo que escuchó ayer en la reunión del grupo socialista y de la «muy tímida» apuesta del secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, por la reforma de la Constitución.

Paloma Rodríguez Vázquez, en declaraciones a Ep, ha admitido que le ha resultado «muy difícil» compaginar el espíritu «profundamente republicano» de su agrupación del PSOE gallego, que no estaba de acuerdo con el respaldo al proyecto del Ejecutivo, con la disciplina del grupo parlamentario al que pertenece.

«En esta ocasión tan trascendente había dos sensibilidades que no conseguía compatibilizar y, por respetar mis dos lealtades, no había más opción que no acatar ninguna de ellas. Por eso me he ausentado», ha explicado.