Don Juan Carlos: un reinado en 39 palabras
Imagen con la palabra más rapetida por el Rey en su discurso de 1978 - Daniel Mayrit
ABDICACIÓN DEL REY

Don Juan Carlos: un reinado en 39 palabras

El fotógrafo Daniel Mayrit condensa cada discurso navideño del Rey en un color y el sustantivo más empleado cada año, cuestionándose el poder de representación de las imágenes

Actualizado:

Paz, terrorismo, unidad, crisis, libertad, familia… cada Nochebuena desde que ascendió al trono en 1975, el Rey Don Juan Carlos ha dado su tradicional discurso de Navidad. Uno por año, 39 discursos en total, 39 coyunturas diferentes, 39 miradas sobre lo vivido y sufrido por los españoles en los 12 meses precedentes, 39 mensajes de esperanza. Este es el punto de partida escogido por Daniel Mayrit para cuestionarse el concepto de representación y representatividad en el mundo de la fotografía, en un proyecto que estará expuesto en el centro Fernán Gómez de Madrid, dentro del festival de PhotoEspaña, hasta el 20 de julio.

Para ello, este fotógrafo madrileño ha cogido cada uno de los vídeos de los discursos del Rey, los ha descompuesto en fotogramas, ha tomado cada uno de ellos como imágenes independientes y ha obtenido el color medio de cada año, «tratando de destilar la esencia de cada video en un solo color», explica Mayrit a ABC. Después, sobre cada una de las 39 imágenes resultantes, el fotógrafo ha estampado la palabra correspondiente al sustantivo más repetido por Don Juan Carlos en cada discurso, una vez eliminada del mismo la palabra «España».

«Quería cuestionarme la idea de la representación en el terreno fotográfico, por lo que escogí al Rey, que es la persona que supuestamente nos representa a todos», comenta. Y los resultados obtenidos son, fruto de la casualidad o no, curiosos. En 1975 (el año de la muerte de Franco y del primer discurso del Rey) y 1981 ( golpe de Estado de Tejero), la palabra más repetida no es «democracia» o «dictadura», sino «paz», y los tonos tirando a claros. En 1978, el año de la Constitución, el sustantivo que más empleó el Monarca es «unidad», acompañado de un tono medio. En 2010, sale la palabra « crisis», con un color bastante oscuro. Y un año antes, en 2009, el año en que ETA cometió su último atentado, el color es el más oscuro de toda la serie, casi negro, y la palabra es «terrorismo» [mira aquí la serie de las 39 imágenes y palabras más repetidas por el Rey de la muestra de Daniel Mayrit].

Interpretaciones infinitas

Lo único claro para Mayrit es que las interpretaciones de cada una de estas imágenes son «infinitas», tantas como espectadores, e independientemente de la influencia que pueda ejercer cada una de las palabras en el espectador. La más utilizada ha sido «sociedad», hasta en ocho años; después «paz», en seis; «crisis», «libertad», «futuro», « Europa» y «familia» fueron las palabras más repetidas por el Rey en dos años diferentes cada una. Y con un año como sustantivo más repetido hay hasta 16, como «patria», «esfuerzo», «unidad», «afecto», «progreso», «futuro», «economía» o «terrorismo», por citar algunas.

«Yo no intentaba decir nada de antemano, porque no sabía lo que me iba a encontrar antes de iniciar el proceso. Es el espectador el que tendrá que darle un sentido, el que se haga sus propias preguntas y saque sus conclusiones. Yo trabajo mucho con la idea de representación y poder desde el punto de vista de la fotografía, cuestionando sus límites. Me pregunto hasta qué punto cada color o palabra representan algo concreto. Si lo das por separado, probablemente no, pero si el espectador lo pone en un contexto temporal, en relación con la situación política o económica, o con lo que cada espectador trae consigo, como sus opiniones, su cultura o educación, es diferente. Cuestionar el hecho de que el mensaje está más en el espectador que en la propia construcción fotográfica», añade.

«La ideología no es importarte»

El proyecto «Sin España», tal y como lo ha titulado Daniel Mayrit, en referencia precisamente a la palabra suprimida –«en el 85 o 90% de los discursos, “ España” es el sustantivo más repetido, pero quitando esa palabra, que es la más obvia, he tratado de buscar el subtexto, de la misma forma que lo he buscado en el color medio más allá de la imagen»–, ha cobrado un gran interés tras la reciente abdicación del Rey Don Juan Carlos, dándole una inesperada contemporaneidad a la obra.

«La ideología no es importarte, sino lo que representa para cada persona cada una de las imágenes en el contexto del año o la experiencia personal de cada uno. Supongo que, si una persona es republicana, lo interpretará de una manera, y si es monárquica, de otra. Pero mi trabajo no es ni crítico ni no crítico, sino que es el espectador el que quiero que se haga preguntas, más que respuestas», concluye.