Adolfo Suárez Illana, votando ayer en su colegio electoral, en Madrid
Adolfo Suárez Illana, votando ayer en su colegio electoral, en Madrid - Efe

El PSOE gana en escaños, y Cs empuja al PP a la tercera plaza en Madrid

Una hemorragia de apoyos dejó a los populares en menos de la mitad de sus votos

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

De ocupar el primer puesto en votos y escaños, con 15 diputados, el Partido Popular se despeñó en Madrid hasta los 7, y pasó a convertirse en la tercera fuerza política, por debajo del hegemónico PSOE -con 11 diputados- y de Ciudadanos, que adelanta a la formación popular por primera vez, y escala dos puestos, subiendo del cuarto que fue en 2016 a ser el segundo partido en votos en el Parlamento por la circunscripción madrileña.

Unidas Podemos, cumpliendo con lo que señalaban las encuestas, cayó al cuarto lugar, con seis diputados por Madrid, mientras que Vox obtuvo un muy sobresaliente resultado, con cinco diputados, situándose como quinta fuerza política en la región.

Victoria clara

La victoria del PSOE con su lista madrileña no deja lugar a ninguna duda: ha pasado de ser la tercera fuerza política en la región madrileña, con 678.340 votos, un 19,57 por ciento del total, y 7 escaños en junio de 2016, a situarse en el primer lugar, como el partido más votado, con un 27,3 por ciento de los apoyos, y 11 diputados.

Ciudadanos ha logrado en estos comicios un triunfo importante, no sólo en términos absolutos, por conseguir dos diputados más y elevar sus votantes en más de 100.000; sino que además ha logrado el éxito adicional -y moral- de dar el «sorpasso» a su rival ideológico, el PP.

A quien no le fueron muy bien las cosas fue a Unidas Podemos, que pasó de ser segunda fuerza, con 8 diputados en las anteriores elecciones generales de 2016, a convertirse en la cuarta, con el 16,2 por ciento de los sufragios y con seis diputados.

Vox, sin llegar a las altas expectativas que le daban las últimas encuestas, se quedó con 5 diputados por Madrid en el Congreso, y con el 14 por ciento de los votos. Un resultado, no obstante, extraordinariamente bueno si se tiene en cuenta que en los anteriores comicios sólo logró 16.803 votos, que representaban un 0,48 por ciento de los sufragios.

Miguel Abellán se queda fuera

Entre los diputados socialistas electos, están además del cabeza de lista, Pedro Sánchez, el actual secretario general del PSOE en Madrid, José Manuel Franco, las ministras Carmen Calvo, Teresa Ribera, Dolores Delgado y Reyes Maroto, y también Rafael Simancas, Beatriz Corredor, Zaida Cantera, Daniel Viondi y María Isaura Leal.

Por parte de Ciudadanos, se convierten en diputados electos de esta formación por Madrid además de Albert Rivera, los independientes Marcos de Quinto, Laura Sara Giménez y Edmundo Bal, junto con Patricia-Isaura Reyes, Francisco de la Torre, Miguel Ángel Gutiérrez y Roberto Hernández.

El descalabro popular deja como diputados por Madrid a Pablo Casado, Adolfo Suárez Illana, Edurne Uriarte, Daniel Lacalle, Ana María Beltrán, Andra Levy y Antonio González Terol. Pero se quedan fuera José Ignacio Echániz, María del Mar Blanco o Javier Fernández-Lasquetty, además del torero Miguel Abellán.

Unidas Podemos se queda con seis diputados por Madrid: Pablo Iglesias, Irene Montero, Enrique Santiago, Gloria Elizo, Rafael Mayoral y Mercedes Pérez.

Y por parte de Vox, sus cinco diputados madrileños son Santiago Abascal, Javier Ortega Smith-Molina, Iván Espinosa de los Monteros, María de la Cabeza y Carla Tosano.

Pérdida de 600.000 votos

Del análisis de los datos escrutados, se observa que el PSOE ha logrado elevar sus apoyos en unos 200.000 votos. Algo menos, en torno a los 150.000, son los que ha subido la lista de Ciudadanos en la circunscripción madrileña. Sin embargo, el hundimiento del PP se ha traducido en la pérdida de más de 600.000 votos comparando con los datos obtenidos en los comicios de junio de 2016.

Unidas Podemos ha visto reducirse en unos 130.000 los votos que ha recibido en estas elecciones en Madrid. Por su parte, Vox ha conquistado la confianza de nada menos que de más de 500.000 votantes madrileños en estas elecciones. No cabe duda que muchos de ellos han salido directamente de los graneros populares, que probablemente también hayan registrado una fuga de votos en dirección a la formación naranja.

Ninguna otra formación política se acercó, ni de lejos, al 5 por ciento de votos mínimos necesarios para obtener representación en el Congreso. Ni el partido animalista, Pacma, consiguió escaños en el Congreso por Madrid, ni tampoco lo hizo Gaspar Llamazares, que se presentaba bajo las siglas de Actúa. Los primeros lograron apenas 50.000 votos, unos 10.000 más que en los anteriores comicios. Y el exlíder de Izquierda Unida se tuvo que conformar con 20.000 sufragios en la formación política que creó con el exjuez Baltasar Garzón.

La región madrileña se volcó en participación: casi diez puntos más que en los comicios de junio de 2016, y rondando el 80 por ciento, lo que supone una de las más altas de la historia de la democracia española. En las elecciones de ayer, la región madrileña elegía 37 diputados -uno más que en 2016- y cuatro senadores -el mismo número que en los últimos comicios.