El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, fugado en Bélgica, durante una entrevista
El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, fugado en Bélgica, durante una entrevista - REUTERS

La causa por rebelión y las condenas a Urdangarín y Rato marcarán el 2018

El expresidente de la Generalitat Puigdemont, protagonista judicial del 2017 por ausente, será encarcelado si pisa España

El juicio a los agresores de Alsasua y la primera sentencia sobre Luis Bárcenas llegarán este año, trepidante en los juzgados

Los expresidentes de la Junta de Andalucía Chaves y Griñán declararán como acusados en el juicio por el fraude de los ERE

MadridActualizado:

Año nuevo, la misma trepidante actividad judicial. Carles Puigdemont, protagonista del 2017 por su ausencia, continuará el año estrenado como imputado estrella. Fugado en Bélgica, la justicia española espera su regreso para encarcelarle, investigado por declarar la independencia de Cataluña de forma ilegal, enfrentando a la sociedad catalana contra el Estado.

Por ese plan secesionista ilegal, el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena investiga a 28 líderes secesionistas, imputados por rebelión, o sedición, y malversación. Esta investigación con ecos políticos marcará el 2018 y conducirá por primera vez a un juicio a antiguos gobernantes catalanes por pasar por encima de la ley para declarar la independencia. Si regresan a España, la cárcel será la primera parada de Puigdemont y los cuatro exconsejeros también huidos. La fuga, ya consumada en su caso, es uno de los riesgos que busca impedir la prisión preventiva, una medida cautelar que permite encarcelar a una persona que no ha sido juzgada ni condenada.

Cuatro de los imputados–el exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras, el exconsejero de Interior Joaquim Forn y los agitadores del independentismo en las calles Jordi Sánchez y Jordi Cuixart– ya se encuentran encarcelados de forma preventiva, para evitar que reiteren en los delitos. Los cuatro buscarán en el inicio del año salir de la cárcel, antes de la sesión de investidura en el recién elegido Parlamento catalán, apurando el lenguaje para convencer al juez de que no existe el riesgo de que sigan delinquiendo.

Cuatro líderes independentistas se encuentran en prisión preventiva para evitar su reiteración delictiva

Por esta causa, en las próximas semanas desfilarán ante el juez seis nuevos imputados, entre ellos el expresidente de la Generalitat Artur Mas, ubicados por la Guardia Civil entre los estrategas independentistas para empujar hacia la secesión por un camino ilegal, que incluyó un referéndum suspendido por el Tribunal Constitucional, el pasado 1 de octubre. Llarena tiene pendiente citarles a declarar. Son Artur Mas; la número dos de ERC Marta Rovira; la coordinadora general del PDeCAT Marta Pascal; las dirigentes de la CUP Anna Gabriel y Mireia Boya; y la presidenta de la Asociación de Municipios por la Independencia, Neus Lloveras. Mas, inhabilitado por impulsar la consulta ilegal del 9 de noviembre de 2014, volverá así a rendir cuentas, en este caso imputado por delitos que conllevan altas penas de cárcel.

La hora de la verdad de Alsasua

En 2018 también llegará la hora de la verdad para los agresores de Alsasua, ocho jóvenes vinculados a la izquierda abertzale que pegaron una paliza a dos guardias civiles y sus novias el 15 de octubre de 2016. La Fiscalía solicita para los acusados 375 años de prisión –62,5 años para uno de ellos, 50 para seis, y 12,5 para otro– al considerar las agresiones como delitos de lesiones terroristas. El Ministerio Público enmarca la agresión –que tuvo lugar en la madrugada de un día de fiestas en el pueblo navarro de Alsasua– en la histórica reivindicación de la banda terrorista ETA, que exigió desde 1976 la retirada del País Vasco y Navarra de las Fuerzas de Seguridad.

Un guardia civil en la localidad navarra de Alsasua
Un guardia civil en la localidad navarra de Alsasua - JAIME GARCÍA

La Audiencia Nacional juzgará por primera vez acusaciones vinculadas al terrorismo etarra desde que ETA anunció el cese de las armas, el 20 de octubre de 2011. Los tres jueces resolverán, tras la vista oral que se extenderá desde el 16 hasta el 27 de abril, si la agresión merece ser calificada como un acto terrorista o fue una reyerta.

La Audiencia Nacional resolverá si la agresión de Alsasua fue un acto terrorista o solo una reyerta

Urdangarín y Rato, ¿a prisión?

La justicia seguirá en 2018 depurando responsabilidades por la corrupción, una lacra que inunda los juzgados desde que estalló la gran crisis económica. Tras largas investigaciones, muchas causas encaran la recta final, la fase del juicio, o incluso la revisión de las condenas ya dictadas, como el caso Nóos o las tarjetas black de Caja Madrid y Bankia. Antiguos dirigentes poderosos como Rodrigo Rato podrían haber vivido su último año en libertad.

En 2018 podrían entrar en la cárcel Urdangarín y Rato, cuyas condenas serán revisadas por el Supremo

Con Rato comparte inquietud Iñaki Urdangarín. Ambos aguardan a que, previsiblemente a lo largo del primer semestre, el Supremo –la cúspide de las impugnaciones del sistema judicial– resuelva la revisión de sus penas, que no son firmes. Si las mantiene, Urdangarín y Rato ingresarán en prisión este año, un desenlace probable. Ante un recurso de casación, el alto tribunal valora si la calificación jurídica es adecuada a los hechos considerados probados.

Iñaki Urdangarín, a la salida de la Audiencia de Palma
Iñaki Urdangarín, a la salida de la Audiencia de Palma - REUTERS

A Rato –el político español que más alto escaló en la esfera de poder internacional, al dirigir el Fondo Monetario Internacional– la Audiencia Nacional le condenó a cuatro años y medio de prisión como responsable de las tarjetas black de Caja Madrid y Bankia. Más grave es la pena de Urdangarín, condenado a seis años y medio de cárcel por el desvío de fondos públicos al Instituto Nóos, que él presidía. Ambos han solicitado al Supremo ser absueltos.

Chavés y Griñán, por los ERE

Entre enero y febrero, además, declararán en la Audiencia de Sevilla los 22 acusados p or el fraude de los ERE de Andalucía, una ronda que cerrarán los expresidentes socialistas de la Junta Manuel Chaves y José Antonio Griñán, los antecesores de Susana Díaz.

Financiación irregular del PP valenciano

A partir del 15 de enero, la rama valenciana de la trama Gürtel volverá a sentarse en el banquillo. El juzgado central de lo Penal de la Audiencia Nacional enjuiciará a 20 acusados, entre ellos antiguos altos cargos del PP de Valencia como Vicente Rambla o Ricardo Costa, por la supuesta financiación ilegal de la formación regional. Diez empresarios alcanzaron durante la instrucción un preacuerdo con la Fiscalía para conseguir una rebaja en sus penas y reconocieron pagos irregulares al PP.

Imágenes de Bárcenas durante su declaración en el juicio a la Gürtel
Imágenes de Bárcenas durante su declaración en el juicio a la Gürtel - EFE

En torno al ecuador del año también se conocerá la sentencia del juicio por la primera época de la Gürtel, una trama que colonizó numerosas administraciones del PP en la época de las vacas gordas. El fallo de la Audiencia Nacional será la primera sentencia que resuelve si Luis Bárcenas, extesorero del PP que se enfrenta a 39 años y medio de cárcel, delinquió al plegarse a la red corrupta. El tribunal también decidirá si el partido es condenado a devolver el dinero que se ahorró por las campañas electorales de Majadahonda y Pozuelo de 2003.

El caso Bankia, y los ordenadores de Bárcenas

Este año también se asignarán las fecha de los juicios por la salida a Bolsa de Bankia, por la trama de extorsión de Manos Limpias y por la destrucción de los ordenadores de Bárcenas, vista en la que el PP se sentará en el banquillo de los acusados. En paralelo, las investigaciones en marcha – el caso Lezo, la causa del clan Pujol, la trama Púnica– continuarán levantando las alfombras del pasado.

El caso Lezo, la causa de los Pujol o la trama Púnica continuarán levantando las alfombras del pasado