Los cuerpos sin vida de Laura y Marina fueron encontrados ayer - Efe

Así eran las dos jóvenes asesinadas en Cuenca

Marina Okarynska trabajaba en un bar de copas y Laura del Hoyo tenía la ilusión de ser peluquera

Actualizado:

Marina Okarynska, de origen ucraniano, trabajaba en un bar de copas, aunque anteriormente había trabajado en otros locales de la capital conquense. A sus 26 años, la exnovia de Sergio Morate, el sospechoso buscado por el doble crimen de Cuenca, se había tomado unos días libres para ir a la playa con su amiga Laura.

Fue esta amiga quien también la acompañó a recoger sus efectos personales a casa de Sergio Morate, con el que acababa de romper su relación muy poco tiempo atrás. Laura del Hoyo Chamón era una joven simpática y sonriente, como la recuerdan sus familiares y allegados.

La ilusión truncada de Laura y que publicó en su perfil en Facebook, poco antes de desaparecer, era ser profesional de peluquería. Por eso sus cambios de look eran habituales. A la joven, amante de los animales, se la podía ver a menudo paseando a su mascota por Cuenca. Le encantaba escuchar a Malú. Tenía una afección coronaria.

Los cuerpos de las jóvenes, de 24 y 26 años, fueron encontrados ayer miércoles por un ciclista en el nacimiento del río Huécar, después de que se perdiera la pista de las jóvenes en la tarde del jueves de la semana pasada.

Los cuerpos presentaban signos de quemaduras y restos de cal por lo que todo hace pensar que el autor o autores de sus muertes podrían haber intentado quemarlas, según fuentes de la investigación.