Un cartel anuncia la desaparición en Cuenca de Laura del Hoyo Chamón y Marina Orarinska - efe
mensaje en facebook

El último deseo de Laura, la conquense desaparecida con su amiga: «Voy a ser peluquera»

Laura, que acompañó a Marina a casa de su exnovio, publicó en Facebook que iba a empezar un módulo para formarse y cumplir su sueño

Actualizado:

A Laura del Hoyo Chamón y Marina Orarinska las vieron por última vez en la tarde del pasado jueves 5 de agosto. Horas antes de su desaparición, Laura se mostraba en su perfil en Facebook donde tiene casi 200 amigos, ilusionada por la «nueva etapa» que emprendía. «Voy a prepararme para ser una profesional de peluquería», declara en su último mensaje.[Seis días después de su desaparición, sus cadáveres han aparecido este miércoles 12 de agosto cerca de Palomera, en Cuenca]

En los próximos meses iba a empezar un módulo para formarse y cumplir su sueño. Su pasión es tal que es una joven camaleónica. En los últimos años han sido habituales sus cambios de look. El actual, corto y pelirrojo, como aparece en las fotografías difundidas en los carteles repartidos por Cuenca.

Hasta hace pocos días había estado en Valencia. Allí había compartido piso con Cristina, quien la define como «buena persona», y siempre «con una sonrisa en la boca». Muchas son las fotografías que ella misma difundió en su perfil, acompañadas de sus amigas, de noche y en algunas fiestas.

Ya en Cuenca, volvió a casa de sus padres, en la calle Lusones, en el barrio Pozo de las Nieves. Su madre es hermana del alcalde de Fuentenava de Jábaga, José Luis Chamón, un histórico en la política local. Una familia trabajadora y conocida en la ciudad. Ella había estado de dependienta en varios establecimientos, entre ellos una perfumería y una tienda de zapatos. Algunos de sus vecinos se han mostrado sorprendidos con su desaparición. La echan de menos. Habitualmente la veían paseando al perro por la zona. Le gustan los animales y cantantes como Malú.

Ya en su tierra natal decidió acompañar a Marina, de origen ucraniano, a casa de su ex novio, Sergio, según cuentan los familiares, que desde el primer momento han asegurado que están retenidas en contra de su voluntad. La idea era recoger algunos enseres personales del domicilio en el que había convivido con Sergio, un joven musculado. La familia de éste regenta una tienda de muebles, en la vecina localidad de Chillarón de Cuenca. Un pueblo dormitorio en el que no todos se conocen.