Ortega Smith, ayer, en la sede de Vox en Madrid - Guillermo Navarro / Video: Vox España

Vox irrumpe con fuerza y será decisivo para gobernar Madrid

El partido de Abascal logra 140 concejales, aunque no es primera opción en ningún ayuntamiento

Últimas noticias de las elecciones 2019: municipales, autonómicas y europeas

MadridActualizado:

Sus siglas no gobernarán en ningún ayuntamiento y ha perdido más de 200.000 votos en un mes, pero los mejores deseos de Vox en la región se hicieron realidad anoche. Con cuatro concejales en Cibeles y doce diputados en la Asamblea, la irrupción de la formación de Santiago Abascal será decisiva para que la derecha recupere la capital y mantenga el Gobierno autonómico. «Que no olvide nadie que Vox va a hacer valer su votos; significa que no vamos a permitir cordones sanitarios de ningún tipo», dijo ayer Abascal, exultante, en la sede del partido.

Junto a Abascal, Javier Ortega Smith avanzó que con la derrota de Manuela Carmena «se acabará Madrid Central y el expolio fiscal»; unas palabras que sonaban a un interés por entrar en los gobiernos que liderará el PP en las dos administraciones, al contrario de lo que ocurrió en Andalucía, donde únicamente fue socio de investidura. No obstante, este será un extremo que deban negociar en los próximos días con los populares y Ciudadanos.

El éxito de Vox, sin embargo, esconde una paradoja, en la línea de la victoria del PP con los peores resultados de su historia. A pesar de que ha perdido casi la mitad de apoyos que logró en las elecciones generales, será la llave no solo para la ciudad de Madrid y la Comunidad, también para otros grandes municipios donde ayer ganó el PSOE.

Si bien los resultados del 28-A presagiaban una victoria mayor para Vox, siendo la primera fuerza en algunos pueblos, los números se han equilibrado y finalmente han quedado lejos de los principales partidos. Si en las generales fue el más votado en ocho localidades –Garganta de los Montes, Griñón, Navacerrada, Navas del Rey, Ribatejada, Robledo de Chavela, Serranillos del Valle, Torrejón de Velasco y Villamantilla–, sus siglas no encabezarán ninguno de los 179 ayuntamientos los próximos cuatro años. El partido ha pasado de lograr el 13,8 por ciento de los votos en las elecciones de hace un mes al 7,6, con cerca de 250.000 apoyos en la Comunidad.

El balance, sin embargo, es notablemente positivo. Sea cuales fueran las expectativas, la realidad es que viaja de la irrelevancia política a tener presencia en el grueso de las localidades, hasta sumar un total de 140 concejales en los diferentes municipios. Su irrupción, además, no atiende a un patrón determinado y se cuela tanto en los feudos históricos de la derecha, como Pozuelo de Alarcón o Majadahonda, a los bastiones de la izquierda como Fuenlabrada, Parla o Getafe.

En Pozuelo, donde el PP seguirá gobernando, ha logrado cuatro ediles; mientras que en Majadahonda, con tres, podría incluso ser decisivo para que los populares revaliden el bastón de mando. Más llamativo es su papel en el denominado como cinturón sur, donde ayer obtuvo dos representantes en Fuenlabrada y Getafe y otras tres en Parla y Arroyomolinos, entre otros.

Gobierno de «Sanse»

Pero más allá de las dos plazas que anoche celebraba la derecha, la influencia y el peso de Vox será igualmente reconocible en otros pueblos donde sus concejales serán decisivos. Es el caso de San Sebastián de los Reyes, ahora en manos del PSOE, donde el partido de Abascal también tendrá la llave para gobernar. Con el PP con siete concejales y Ciudadanos con cinco, se adivina una reedición del «pacto a la andaluza» para impedir que los socialistas, ganadores de las elecciones, repitan.

Lo cierto es que el verde trufará todos los ayuntamientos con más o menos presencia, siendo destacable Valdemoro, el epicentro de la Púnica, donde Vox sumó cinco ediles.