García Escudero y Díaz Ayuso (centro), con los candidatos de la zona sur al 26-M
García Escudero y Díaz Ayuso (centro), con los candidatos de la zona sur al 26-M - ABC

Elecciones municipalesEl PP ante su reto más difícil: salvar sus alcaldías y evitar el «sorpasso» de Cs en grandes municipios

Los populares confían en revertir los resultados del 28-A en localidades estratégicas de la periferia y recuperar el terreno perdido en feudos históricos

MadridActualizado:

«Que el mapa no se tiña todo de rojo». Esta es la ambición del PP en los grandes municipios de la Comunidad de Madrid, habida cuenta de los resultados cosechados a nivel local en las generales del 28-A, con una victoria del PSOE. Más allá de mantener el Gobierno de la región y recuperar la capital, el objetivo de los populares de cara al 26-M tiene tres pilares: conservar las ocho alcaldías que poseen en la periferia, como Torrejón de Ardoz, Parla, Alcorcón o Alcobendas; evitar el «sorpasso» de Ciudadanos y liderar la derecha frente a socialistas y populistas; y recuperar el terreno perdido en feudos históricos, como Pozuelo o Majadahonda.

La batalla por ser un contrapeso efectivo a la izquierda en lugares clave como el cinturón sur o el Corredor del Henares, históricamente dominados por la izquierda, será una de las empresas más complicadas de los populares. Es precisamente en estas localidades, de más de 100.000 habitantes en su mayoría, donde los resultados son menos prometedores. Lo es pese a que en 2015, aunque no llegaron a formar gobierno en algunos casos, fueron la fuerza más votada en muchos de ellos, como Getafe, Alcalá de Henares, Móstoles o San Sebastián de los Reyes. En otros, como Parla o Alcorcón, sí tomaron el bastón de mando.

La referencia del 28-A, sin embargo, aventura un vuelco generalizado. En Getafe, por ejemplo, caen a la cuarta posición con poco más del 13 por ciento de los votos, superados por el PSOE, Podemos y Ciudadanos. Vox, con un 11,3 por ciento, le pisa los talones. La tendencia se repite en Móstoles (15,2%), San Sebastián de los Reyes (15,7%) o Leganés (13,5%), donde también se desploma hasta el cuarto puesto, siempre batido por Cs. «Los resultados no son extrapolables a nivel local porque el voto es distinto, pero es verdad que lo vamos a tener muy jodido», señalan desde una de las formaciones a nivel municipal.

Una experiencia similar ocurre en Alcalá de Henares, donde también fue el más apoyado en 2015 pero ahora se prevé que baje a la tercera posición con el 15,8 por ciento de los sufragios, por detrás del PSOE (30,29) y Cs (21,9). El desplome del PP, que ha renovado su lista casi al completo con Judith Piquet a la cabeza, supondría pasar de los 8 concejales actuales a 4, una cifra que solo serviría para habilitar un pacto con la formación naranja y Vox, que espera irrumpir en el Ayuntamiento.

El PP, con las elecciones generales como referencia, solo fue el más votado en Pozuelo y Majadahonda

Los socialistas, en el Gobierno con Somos Alcalá –la marca municipal de Podemos– parecen no acusar el desgaste los escándalos que han protagonizado durante este mandato, con el alcalde, Javier Rodríguez, procesado por prevaricación. La sensación es que Alcalá «está perdido».

Optimismo

Tampoco será fácil tener cierta relevancia en Fuenlabrada, una plaza que siempre ha dominado el PSOE, incluso en el tiempo de las mayorías absolutas del PP. En este caso, el partido que lidera Pablo Casado fue la quinta fuerza el pasado 28 de abril, barridos por Ciudadanos y Vox, un extremo que solo se repite en Parla.

En esta localidad, Luis Martínez Hervás logró la alcaldía en minoría, beneficiado por la enorme división de la izquierda, hasta el punto de que cuatro partidos no fueron capaces de ponerse de acuerdo. Aunque en el último precedente el PP apenas pasó del diez por ciento de los votos en Parla, su experiencia en los últimos cuatro años les empuja a ser optimistas. Su gran baza, defienden, es que Martínez Hervás ha creado una marca propia, antagónica a la gestión del PSOE en el municipio, marcada por la corrupción durante los gobiernos de Tomás Gómez, con temas como los sobrecostes millonarios del tranvía o su implicación en la Púnica. «Aquí, en 2015, el PP ganó las elecciones y en la Comunidad de Madrid, el mismo día, fue tercera fuerza», justifican desde la formación.

Los populares pasan a ser cuarta o quinta fuerza en municipios donde fueron los más votados en 2015, como Getafe o Parla

En Alcorcón, el otro municipio que el PP conserva en la zona sur, también hubo adelantamiento de Ciudadanos. La candidata el 26-M será Ana Gómez, sustituta de David Pérez, ahora «número 2» de Isabel Díaz Ayuso.

Mayorías en entredicho

Lo llamativo, siempre según el 28-A, es el hundimiento popular en localidades donde ahora gobiernan con mayoría absoluta, como Boadilla del Monte y Torrejón de Ardoz. En el primer caso, pasan al segundo puesto con el 25 por ciento de los votos, mientras que en el ayuntamiento del Corredor del Henares caen a la cuarta plaza con el 15,7. En ambos casos, como en Alcobendas, donde también gobierna y bajan a la tercera posición, el gran beneficiado es el partido de Albert Rivera.

Tanto Ciudadanos como Vox son la principal amenaza a plazas donde hace solo unos años era impensable una caída del PP. En Las Rozas, por ejemplo, la formación naranja ya les ha pasado, con un 27,42 por ciento de votos frente a 23,31. Donde las distancias solo se han acortado son Pozuelo de Alarcón o Majadahonda, donde han perdido casi la mitad de electores. Las dos parecen las únicas plazas garantizadas para los próximos cuatro años.