Pío García-Escudero (centro), junto a la Ejecutiva regional del PP de Madrid
Pío García-Escudero (centro), junto a la Ejecutiva regional del PP de Madrid - DE SAN BERNARDO

Dimisiones y bajas en el PP por los candidatos municipales para el 26-M

Las designaciones de la dirección del partido han provocado renuncias en varias localidades y afiliados se han marchado

MadridActualizado:

Decepción, malestar, dimisiones. Los candidatos del PP en los diferentes municipios de la región para las elecciones del 26 de mayo han provocado una reacción de causa y efecto y, tanto los excluidos para encabezar las listas como otros concejales, dirigentes y afiliados, se han marchado de forma repentina. Aunque no hay un foco único, la zona sur es la más significativa.

«Nadie entiende este dedazo», lamentan en el entorno de uno de los damnificados por las designaciones de la dirección del partido. Este sentimiento, lejos de ser algo aislado, representa al sector de quienes se han quedado fuera de la carrera electoral, con independencia de cuáles sean los motivos, que son variados. A ninguno –aseguran– les han dado una explicación, si bien deslizan que su afinidad con los otros candidatos para liderar el PP nacional han pasado factura, así como las afinidades de la gestora en Madrid.

Parla, marcado por una fuerte división interna, es el último ejemplo. Apenas se supo que el alcalde Luis Martínez Hervás revalidaba como aspirante, llegaron las dimisiones. El comité ejecutivo se marchó en bloque, incluyendo al presidente, Miguel Ángel Maquedano, y al secretario general, Juan Marcos Manrique, también concejal durante este mandato. Arrastraron a una treintena de miembros de la dirección y a cerca de cien afiliados.

El presidente del PP de Getafe se ha marchado y en Parla lo ha hecho la dirección en bloque y cerca de un centenar de afiliados

La explicación a esta desbandada sin precedentes remite a las diferencias entre la cúpula popular en la localidad y el regidor. Tanto es así que, hace ahora dos años, Martínez Hervás vació a Manrique de sus funciones en el equipo de Gobierno. Ambos, además, rivalizaban por ser el candidato a la Alcaldía de Parla.

Solo unos días antes, la dirección en Getafe también quedaba descabezada tras el nombramiento de Carlos González Pereira. Rubén Maireles, presidente de la formación y favorito en las primeras quinielas, dimitió al instante. «No creo en bicefalias», dijo en una carta a Pío García-Escudero, donde destacó la «injusticia» de la decisión.

En Alcorcón la renuncia de la edil Laura Pontes alude a un tema ideológico. Autodefinida como «moderada» y cuarta teniente de alcalde con David Pérez «número 2» de Isabel Díaz Ayuso– hasta su dimisión, justificó su marcha en el «rumbo y dirección» del PP en el municipio, refrendado en la elección Ana Gómez, de máxima confianza de Pérez, como su sustituta.

Las diferencias con sus respectivos alcaldes motivaron las dimisiones de dos concejales en Villaviciosa de Odón y Algete, donde gobiernan José Jover y Cesáreo de la Puebla. Son María Martín y Cristina Expósito, que además formará un nuevo partido.

Lo que viene

Las designaciones de los candidatos en las últimas semanas han provocado la tormenta, pero esta no cesará. Lo que se avecina en Alcalá de Henares es el mejor ejemplo. También lastrado por una guerra interno, su actual portavoz, Víctor Chacón, sopesa marcharse tras el nombramiento de Judith Piquet. Lo que traería consigo esta dimisión es que quedarían en el aire los dos procesos judiciales que el propio interpuso Chacón contra el Gobierno, uno contra el alcalde Javier Rodríguez (PSOE), procesado por prevaricación; y otro ante cuatro ediles de Somos Alcalá (Podemos) por dar, presuntamente, subvenciones a colectivos afines.