Tomás Gómez (sentado) en la presentación del tranvía de Parla
Tomás Gómez (sentado) en la presentación del tranvía de Parla - ABC

El PSOE de Parla vuelve al «tomasismo» para el 26-M

La lista socialista para el 26-M está trufada de nombres relacionados con Tomás Gómez o algunos de sus ediles

MadridActualizado:

Ninguno de los cinco concejales que el PSOE tiene ahora en el Ayuntamiento de Parla repetirá en el cargo tras el 26-M. No lo harán porque la formación ha optado por borrar por completo esta huella, si bien la campaña de renovación que venden apenas tiene memoria si se analiza bajo el prisma de los gobiernos de Tomás Gómez, marcados por los sobrecostes millonarios en la obra del tranvía y por una deuda sin igual. La lista socialista para las próximas elecciones en la localidad está trufada de nombres relacionados con el «tomasismo», ya sea por vinculación familiar o por haber sido contratados en la época.

«La militancia ha decidido, como yo proponía, que haya renovación; es una candidatura renovada y joven», presumía esta semana el candidato a la alcaldía de Parla, Ramón Jurado, en una entrevista con Noticias para Municipios. Su propio apellido, sin embargo, es uno de los más vinculados con la etapa de Gómez al frente del Consistorio del municipio.

Wilfredo Jurado, hermano del cabeza de lista socialista, fue edil de Urbanismo y mano derecha del también exlíder del PSM –ahora PSOE-M–, entre 2003 y 2007, apareciendo como firmante en proyectos como el del tranvía, presupuestado en 93,5 millones y cuyo coste final se disparó hasta los 300, o de la plaza de toros, por el que el Ayuntamiento ha sido condenado a pagar seis millones de euros. Estos escándalos, junto a unos pobres resultados, acabaron por enterrar políticamente a Gómez en febrero de 2015.

Pero la relación con el «tomasismo» va más allá y copa prácticamente todos los puestos con opciones reales de conseguir el acta de concejal. Muy evidente es Ana Sánchez Valera, quien fue jefa de prensa de Tomás Gómez entre 2008 y 2015, cuando dejó la alcaldía y pasó a ser el líder de los socialistas madrileños. Su nombre, no obstante, ya estuvo salpicado por la polémica cuando, a pesar de que no trabajaba en el Consistorio de la capital, cobraba como cargo de confianza en el grupo municipal del PSOE, con Jaime Lissavetzky. Esta maniobra no es nueva en su curriculum, pues lo hizo en el Ayuntamiento de Parla entre 2008 y 2010.

Entre ella y Ramón Jurado, en los puestos 2 y 3, figuran dos aspirantes que, aunque no tuvieron responsabilidad política, sí fueron contratados. Nerea Ruiz-Roso entró al Consistorio hasta en tres ocasiones (2008, 2010 y 2011) con cursos de empleo; mientras que Andrés Correa hizo lo propio desde Juventudes Socialistas, en 2006, con un contrato de fin de obra que no ha acabado trece años después. «Era muy común entrar con esos contratos o como asesor, el problema es que con esas mayorías absolutísimas se abusó de ello», explica una persona que entonces estaba vinculada al partido, en alusión a la forma de gobernar de Gómez cuando fue el alcalde más votado de España y de José María Fraile, su delfín y sucesor como regidor, salpicado por la trama púnica.

Vínculos familiares

Entre la lista de 27, además de Jurado, hay otros nombres con vínculos familiares. Es el caso de Gema García Torres (puesto 6), cuñada de Rosa Alcalá, diputada socialista en la Asamblea y, a su vez, mujer de Wilfredo Jurado. Además, en las posiciones 9 y 10 concurren Bruno Garrido Pascual y María Josefa Pascual Vallejo, que ostentó el cargo de directora del CAP (Centro de Ayuda al Profesorado) hasta 2008.

Completan la terna de contrataciones en la época Francisco Javier Velaz (7), que fue cargo de confianza con Gómez y Fraile, y María Curiel Sánchez (8), trabajadora de Bibliotecas.

Dada la composición del tablero, parece inviable que el PSOE u otro partido saquen más de diez escaños (ninguna formación los tiene ahora). Aún así, junto a otros contratados por diferentes fórmulas, destaca Raúl Rivas Sánchez (19), hijo de Marisol Sánchez Mateos –concejal durante varios mandatos «tomasistas»–, o Gema Isabel Torres, hija de José Luis Isabel –también edil en la época–. Incluso en el número 26 concurre la propia Sánchez Mateos.