Imagen de la calle Alcàsser de Valencia, donde se halló el pie mutilado de una de las víctimas del caso Macastre - ROBER SOLSONA

Caso AlcàsserLas tres macabras coincidencias entre el caso Macastre y el de las niñas de Alcàsser

El crimen de tres adolescentes que precedió a los de Miriam, Toñi y Desirée cumple treinta años lleno de incógnitas y sin hallar a los culpables

La tétrica ruta por los escenarios del crimen de las niñas de Alcàsser

VALENCIAActualizado:

Una fecha (el 27 de enero), el nombre de una calle y de un municipio (Alcàsser) y un bar de pueblo («El Paso» de Catadau). Tres macabras coincidencias que constituyen un nexo común -nunca confirmado oficialmente como línea de investigación- entre el caso Macastre y el crimen de las niñas de Alcásser.

El primero de los dos casos data de 1989 y no recibió, ni de lejos, el mismo tratamiento mediático, aunque, al igual que en el de Alcàsser hubo tres víctimas mortales: Francisco Valeriano Flores Sánchez (de catorce años), su novia Rosario Isabel Gayete Muedra y María Pilar Ruiz Barriga (ambas de quince). Los tres adolescentes habían ido a pasar un fin de semana a una zona de montañas de la localidad valenciana de Catadau.

El el 15 de enero de aquel 1989 fue la última ocasión que se le vio con vida. Fue en el bar «El Paso», el mismo al que cuatro años más tarde acudieron Miguel Ricart y, supuestamente, Antonio Anglés a comprar bebidas y bocadillos la noche en la que secuestraron a Miriam, Toñi y Desirée. Es la primera pero no la única coindidencia entre ambos casos.

Francisco, Rosario y María Pilar habían salido de Valencia en autobús para pasar el fin de de semana en Catadau, donde se perdió su rastro. El cadáver de Rosario fue hallado el 19 de enero -cuatro días después de la desaparición de los menores- en una cama de una caseta destinada a las labores agrícolas en el vecino municipio de Macastre, que terminó por dar nombre al caso.

Imagen de las víctimas del caso Macastre
Imagen de las víctimas del caso Macastre - ABC

El cuerpo de Rosario no presentaba en apariencia señales de violencia, pero el informe forense halló restos de sangre en la zona genital y un fluído que, según se creyó, podría ser semen. La menor tenía el botón de su pantalón desabrochado.

El caso Macastre se ha mantenido en el olvido hasta la emisión en Netxflix de una serie documental sobre el triple crimen de las niñas de Alcàsser

El caso descolocó a la Guardia Civil. Había un cadáver y dos desaparecidos. La segunda de las coincidencias con el caso Alcàsser complicó todavía más la investigación. El 27 de enero de 1989 fue hallado el pie de Pilar Ruiz. El mismo día en el que cuatro años más tarde se encontraron los cadáveres de Miriam, Toñi y Desirée.

La tercera y estremecedora coincidencia es que el pie de Pilar estaba depositado en un contenedor de la calle Alcàsser de Valencia. No fue, sin embargo, hasta el 24 de mayo de aquel año 1989 cuando se encontró su cuerpo en la localidad de Turís. La autopsia confirmó que la extremidad correspondía a una de las víctimas el caso Macastre y que había sido cortado con una sierra mecánica.

Imagen de la calle Alcàsser de Valencia tomada este martes
Imagen de la calle Alcàsser de Valencia tomada este martes - ROBER SOLSONA

Entre ambas fechas, el 8 de abril se encontró el cadáver de Francisco Valeriano en un terreno boscoso a menos de medio de kilómetro de la caseta de Macastre en la que meses atrás había sido hallada también muerta su novia.

Sin culpables y sin certezas

Treinta años después, el caso no se ha resuelto, no hay culpables y no se conocen con certeza las causas de las muertes de los tres jóvenes ni quiénes fueron sus responsables. De hecho, se ha mantenido en el olvido hasta que en las últimas semanas la emisión en Netxflix de una serie documental sobre el triple crimen de las niñas de Alcàsser ha rescatado para la memoria colectiva los nombres de Francisco Valeriano, Rosario y María Pilar y una causa, el caso Macastre, llena de incógnitas tras tres décadas y otras tantas macabras coicidencias con el que estremeció a España entre finales de 1992 y principios de 1993 a solo unos kilómetros de distancia.