Imagen de Miguel Ricart tomada a la salida de la cárcel en noviembre de 2013 - EFE / Vídeo: Así salió de prisión Miguel Ricart

Caso AlcàsserMiguel Ricart, más de cinco años sin rastro del condenado por el crimen de las niñas de Alcàsser

La pista del único detenido por el caso se perdió a los días de salir de prisión pese a que no tenía «pronóstico favorable de reinserción» mientras Interpol mantiene la búsqueda de Antonio Anglés

VALENCIAActualizado:

Ni Miguel Ricart ni Antonio Anglés, los dos únicos condenados por el triple crimen de las niñas de Alcàsser están en prisión. El primero salió de la cárcel de Herrera de la Mancha hace ahora cinco años. Ricart, conocido como «El Rubio», solo cumplió veinte de los ciento setenta años de condena y se benefició de la derogación de la llamada «doctrina Parot». De no haber sido así, habría seguido entre rejas hasta 2023.

Antonio Anglés, por su parte, continúa oficialmente en paradero desconocido y sobre él pesa una orden de busca y captura emitida por Interpol, todavía vigente con el número de ficha 1993/9069. De estar vivo, el pasado mes de julio habría cumplido 52 años, aunque los investigadores que llevaron el caso del asesinato y violación de Miriam, Toñi y Desirée creen que murió durante su fuga.

El crimen de Laura Luelmo ha vuelto a poner el foco en los asesinos que salen de la prisión y reinciden con nuevos crímenes, conforme ha sucedido en el caso de Bernardo Montoya, autor confeso de la muerte de la maestra zamorana.

Miguel Ricart, en una imagen del juicio
Miguel Ricart, en una imagen del juicio - ABC

Miguel Ricart, de 49 años de edad, se halla en paradero desconocido desde 2013. El entonces secretario general de Instituciones Penitenciarias, Ángel Yuste, admitió que el condenado por el horrendo crimen cometido en la localidad valenciana de Alcàsser no tenía «pronóstico favorable de reinserción».

Pese a ello, a finales de noviembre de aquel año abandonó la cárcel ciudadrealeña de Herrera de La Mancha ante una gran expectación mediática y una vigilancia policial «no invasiva» que permitió conocer cuáles fueron sus primeros movimientos.

El condenado por el crimen de las niñas de Alcàsser, el horrendo caso que conmocionó a la sociedad española desde su desaparición la tarde del viernes 13 de noviembre de 1992 hasta el hallazgo de sus cadáveres el 27 de enero de 1993, tomó rumbo a Madrid tras salir de la cárcel. En la capital de España se alojó en una pensión en diciembre de 2013. El día 4 se desplazó en AVE a Córdoba. Las cámaras de Telemadrid le grabaron en la estación de Atocha.

Imagen de Miguel Ricart tomada por Telemadrid en diciembre de 2013
Imagen de Miguel Ricart tomada por Telemadrid en diciembre de 2013 - ABC

Sin embargo, su estancia en la localidad andaluza fue corta. Al día siguiente, la Policía Nacional comunicó a los Mossos d'Esquadra, que tienen la competencia en seguridad ciudadana en Cataluña, que Ricart viajaba en un autobús con destino a Barcelona. Algunos testigos explicaron que iba acompañado de un sacerdote, muy tapado, con un pasamontañas y un gorro. Ricart bajó en la Estación del Norte de la ciudad condal, junto al Arco del Triunfo. Es su último rastro en España. De hecho, pese a la vigilancia ordenada por el Ministerio del Interior, al igual que otros presos liberados por la «doctrina Parot» por riesgo de reincidencia, se cree que dejó el país rumbo a Francia.

Ricart cumplió la mayor parte de su condena en primer grado, el más restringido, y cuando pasó a segundo grado -aunque limitándosele el acceso a permisos- fue por decisión del juzgado de vigilancia en contra del criterio de la Administración. Según los expertos citados por Instituciones Penitenciarias, existían «dudas acerca de su comportamiento futuro».

«Lo que les hicieron no tiene perdón de Dios»

Sin embargo, al igual que sostuvo durante el juicio, Ricart había proclamado su inocencia en el programa de televisión «Espejo Público», que logró entrevistarle cuando todavía se encontraba preso. Se consideraba un «cabeza de turco», sostenía que lo que le habían hecho a las niñas de Alcàsser «no tiene perdón de Dios» y llegó a afirmar que a Antonio Anglés «lo mataron aquí».

Imagen de la ficha de Antonio Anglés en Interpol
Imagen de la ficha de Antonio Anglés en Interpol - ABC

Miguel Ricart fue condenado el 5 de septiembre de 1997 a 170 años de prisión como autor de tres delitos de asesinato y cuatro continuados de violación en concurso con tres delitos de rapto. El tribunal consideró que aunque Anglés fue el autor material de los crímenes, Ricart estuvo presente y no hizo nada por evitarlos. Además, se le encontró culpable de cuatro delitos de violación, por atacar sexualmente a una de las niñas y sujetar a las víctimas mientras otra persona, supuestamente Anglés, las forzaba.

Cinco años después de su salida de prisión, el aspecto actual y el paradero de Ricart es una incógnita y Antonio Anglés continúa encabezando la lista de los diez fugitivos españoles buscados por la Interpol. Mientras Anglés no sea hallado muerto se le seguirá buscando. Los delitos que se le atribuyen al considerado autor material del crimen de las niñas de Alcàsser no prescribirán al menos hasta 2029.