Imagen de la ficha de Antonio Anglés en Interpol
Imagen de la ficha de Antonio Anglés en Interpol - ABC

Caso AlcàsserLa nueva ficha de Antonio Anglés en el registro de los fugitivos más buscados del mundo de Interpol

Las Fuerzas de Seguridad no cierran la búsqueda del condenado por los crímenes de Miriam, Toñi y Desirée mientras la causa sigue abierta en un Juzgado de Alzira

VALENCIAActualizado:

La Interpol ha renovado la ficha de Antonio Anglés Martins. Condenado por el rapto, tortura, violación y asesinato de las niñas de Alcàsser, el «Asuquiqui» sigue encabezando la lista de los nueve fugitivos españoles más buscados por las Fuerzas de Seguridad de todo el mundo veintisiete años después del triple crimen.

En la remozada ficha correspondiente al expediente número 1993-9069, Interpol añade nuevos datos sobre el hombre condenado por los crímenes de Miriam, Toñi y Desirée. Aunque los investigadores españoles tienen la convicción de que Anglés murió en su huída, mientras su cadáver no sea hallado seguirá en busca y captura.

En el recién estrenado documental de Netflix sobre el caso Alcàsser se explica que el rastro de Antonio Anglés se perdió en una lancha neumática en las proximidades de Dublín. Los investigadores creen que su objetivo en última instancia era llegar a Brasil. Anglés, de hecho, era natural de la ciudad brasileña de Sao Paulo, aunque tenía nacionalidad española.

Para la Interpol, sin embargo, es como si el tiempo no hubiera pasado. Así, alerta de que se trata de un hombre «desconfiado que toma Rohipnol para combatir la adicción a las drogas». La renovada ficha de Anglés también ofrece detalles sobre sus tatuajes (un esqueleto con guadañas, una mujer china vestida y con sombrilla, y la leyenda de «amor de madre») y sus rasgos físicos más característicos, como por ejemplo «un quiste sebáceo en la garganta sobre la nuez».

Se trata de detalles que ya figuraban desde el primer momento en el expediente que, todavía hoy, sigue difundiendo la Guardia Civil por si alguien pudiera aportar algún dato sobre el paradero de Anglés.

La Interpol sigue actualizado la edad de Antonio Anglés, declarado en situación de rebeldía desde noviembre de 1994, quien el próximo 25 de julio cumpliría 53 años en el caso de seguir vivo. Una de las grandes incógnitas del caso que conmocionó a España a finales de 1992 y que ha vuelto a la actualidad con la emisión del documental en Netflix.

Según la sentencia, las conocidas como las niñas de Alcàsser fueron fueron violadas y torturadas hasta la muerte por el prófugo Antonio Anglés y Miguel Ricart, quien está en libertad desde hace más de cinco años y se halla en paradero desconocido.

Ricart fue condenado el 5 de septiembre de 1997 a 170 años de prisión como autor de tres delitos de asesinato y cuatro continuados de violación en concurso con tres delitos de rapto. Ricart, conocido como «El Rubio», solo cumplió veinte de los ciento setenta años de condena y se benefició de la derogación de la llamada «doctrina Parot». De no haber sido así, habría seguido entre rejas hasta 2023.

El tribunal consideró que aunque Anglés fue el autor material de los crímenes, Ricart estuvo presente y no hizo nada por evitarlos. Además, se le encontró culpable de cuatro delitos de violación, por atacar sexualmente a una de las niñas y sujetar a las víctimas mientras otra persona, supuestamente Anglés, las forzaba.

Imagen de Miguel Ricart a su salida de la cárcel
Imagen de Miguel Ricart a su salida de la cárcel - EFE

El caso, sin embargo, no está cerrado para la Justicia española, que mantiene abierta una pieza separada para seguir con la investigación de los hechos atribuidos a Anglés, que sigue en busca y captura por los delitos de «rapto, violación, asesinato, inhumación de cadáver y tenencia ilícita de armas», y a otros posibles responsables.

La última diligencia de diciembre de 2009

En abril de 2013, la magistrada del juzgado de instrucción número 6 del municipio valenciano de Alzira dictó un auto en el que rechazaba declarar la extinción de la responsabilidad criminal del prófugo al haber transcurrido entonces veinte años del triple crimen, y consideraba que la fecha para empezar a computar el plazo de prescripción del delito debe fijarse en el 14 de diciembre de 2009, cuando se produjo una última diligencia judicial relevante en relación con este caso (un auto en el que se acordó el cese de las intervenciones telefónicas y de correo electrónico sobre una de las hermanas de Anglés).

De esa forma, no será hasta 2029 cuando el fugitivo más buscado de España, que para entonces contaría con 63 años, sería inimputable por las violaciones y asesinatos de Toñi, Miriam y Desirée.