Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, durante la reunión en el Congreso de los Diputados - IGNACIO GIL
CONGRESO DE LOS DIPUTADOS

Sánchez: «Con toda cautela, hoy estamos más cerca de un Gobierno de cambio que de elecciones»

El líder socialista, optimista moderado ante el «cambio de actitud» de Iglesias y las reuniones «a tres» que se van a producir

Actualizado:

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha exhibido un «optimismo moderado» después de las más de dos horas de reunión con Pablo Iglesias, y ha resumido así la situación: «Con toda cautela, con todas dificultades, hoy estamos más cerca de un Gobierno del cambio que de repetir elecciones».

Sánchez cree que se vislumbra una opción para formar un Gobierno «reformista y progresista», con 199 votos, «la vía del 199», es decir, con el respaldo del PSOE, Ciudadanos y Podemos. El problema, según él, es cómo se materializa ese Gobierno: «Ahí está la discrepancia con el partido de Iglesias. Espero que hablando podamos salvar esas discrepancia».

El secretario general del PSOE se ha lanzado incluso a decir cuál es la noticia: «La noticia hoy es que Iglesias y Podemos han dicho sí a entrar en una negociación con el PSOE y Ciudadanos». Lo que no ha dicho él, pero sí Pablo Iglesias, que habló antes ante la prensa, es que quiere hablar desde el programa del PSOE y de Podemos, y no desde el acuerdo de Gobierno firmado con Ciudadanos. Iglesias ha venido a decir que si Ciudadanos quiere abstenerse ante un acuerdo entre PSOE y Podemos, bienvenido será.

Pero Sánchez quiere quedar bien con todos, y ha asegurado que lo fundamental es que se hable del acuerdo de Gobierno de Ciudadanos. «Soy un hombre de palabra», ha llegado a decir Sánchez. «Todo acuerdo que se vaya a construir tiene que respetar el acuerdo con Ciudadanos», ha dicho de forma más clara aún.

Ciudadanos y Podemos, «incompatibles»

Es decir, todo sigue igual, porque Ciudadanos y Podemos se han declarado incompatibles entre sí y ni uno ni otro están dispuestos a hablar de sus respectivos programas.

Para liar más las cosas, Sánchez ha introducido justo después un matiz importantes: quiere reuniones entre los tres, ver qué medidas son comunes a todos, cuáles de las 200 firmadas con Ciudadanos acepta Podemos, y a partir de ahí lograr un programa común, y el resto se llevaría al Congreso para que decidieran los partidos mediante debate y votaciones. «Sería un Gobierno parlamentario», se le ha ocurrido.

Respecto a que Iglesias haya dicho ahora que si el problema es que él sea vicepresidente se quita de en medio, Sánchez ha comentado que «él se propuso solo y él se excluye solo». Sí ha reconocido que aquella rueda de prensa de Iglesias en la que el líder de Podemos se autopropuso como vicepresidente con una serie de ministros de su partido la recibió como un ataque a su persona.

Poco antes, Pablo Iglesias ha explicado que la reunión ha transcurrido de forma muy cordial. «Voluntad mutua para continuar el diálogo», ha resumido el líder de Podemos. Iglesias ha defendido «la vía del 161», en alusión a los votos que sumarían el PSOE, Podemos e Izquierda Unida, frente a la «vía del 130», en referencia al PSOE más Ciudadanos.

«Estoy dispuesto a ceder y no estar en ese Gobierno a la valenciana», ha anunciado Iglesias. La presencia de Podemos en un Gobierno asegura garantías, pero si su presencia, la de Iglesias, impide al PSOE llegar a un acuerdo, él renuncia.