Pablo Iglesias - AFP

Iglesias renuncia a entrar en un Gobierno de coalición con el PSOE para facilitar el acuerdo

Sánchez y el líder de Podemos acuerdan mantener abierta la vía del diálogo y convocar una reunión a tres con Rivera

MADRIDActualizado:

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha ofrecido al candidato socialista, Pedro Sánchez, su renuncia a formar parte de un posible Gobierno de coalición para facilitar el acuerdo entre ambas formaciones. «Si para que haya un Gobierno de coalición mi presencia es una dificultad, estoy dispuesto a ceder y no estar en el Gobierno. En política hay que saber ceder y lo más importante es que ese Gobierno lleve a cabo políticas de justicia social».

Su paso atrás no es otra cosa que una forma de presión a Sánchez. «Los vetos no pueden ser indefinidos. En política lo razonable es que todos seamos capaces de ceder, estamos demostrando que somos capaces de ceder y al PSOE le toca tratar de ceder y explorar la vía de un Gobierno a la valenciana», advirtió. De hecho, según ha explicado en rueda de prensa, esta renuncia se produce después de que el candidato socialista le expresara el profundo rechazo que despierta en el PSOE su posible presencia en un Ejecutivo bicolor. «Si esa iba a ser la excusa, se acabó la razón. Yo no estoy en ese Gobierno y eso facilita ese tránsito. Le he dicho que no hay problema. Por mí no va a ser. En ningún momento mi presencia va a ser un impedimento», explicó.

El líder de Podemos no renuncia, en cambio, a pilotar las conversaciones prometiendo «dejarme la piel encabezando un equipo negociador que hasta ahora dirigía el portavoz parlamentario, Íñigo Errejón. La crisis de Podemos en Madrid enfrentó a ambos hace tres semanas, sacando a la luz las divergencias de criterio entre ellos. Iglesias, no obstante, reservará un hueco en ese equipo negociador a Errejón, aunque no desveló cuál serán las nuevas funciones del portavoz en esas conversaciones.

El líder de la formación morada tampoco renuncia a que Podemos ostente una vicepresidencia en el posible Gobierno de coalición, pero no quiso aún hablar de quién será el candidato de Podemos para ocupar el segundo sillón de ese posible Ejecutivo. «Personas como Echenique, Errejón, Bescansa serían magníficos vicepresidentes opero no toca nombres sino políticas», se limitó a señalar.

El reparto de los ministerios deberá ser, además, «proporcional» al peso parlamentario de cada formación. Tampoco ha habido espacio para las disculpas en su discurso, ni siquiera ante las reservas expresadas por Sánchez en referencia al felipismo y «la cal viva». «Dureza en los debates ha habido siempre, señaló Iglesias antes de pedir un «encaje deportivo como en el baloncesto».

Tras una reunión que ha durado algo menos de dos horas, Iglesias le ha pedido a Sánchez, así, que explore «la vía del 161», esto es, un acuerdo de Gobierno con Podemos, Compromís e IU que sumaría esa cantidad de diputados, olvidando lo dicho hasta ahora y comenzando a negociar desde los programas electorales. «Partir de los programas de ambas formaciones es bueno, vemos en el programa del PSOE muchos elementos que servirían para llegar a un acuerdo», señaló. Esta vía es «mucho más segura, eficaz y mejor que la vía del 130 que demostró que no sirve para hacer un Gobierno», subrayó en relación al acuerdo PSOE y Ciudadanos.

Pero PSOE y Podemos siguen sin sumar los apoyos suficientes, por lo que Sánchez ha propuesto a Iglesias celebrar una reunión con el líder de la formación naranja, Albert Rivera, para explorar las distintas opciones. Un encuentro en el que el líder de Podemos pedirá al de Ciudadanos que se abstenga «por responsabilidad de Estado» para desalojar a Mariano Rajoy y a sus políticas de La Moncloa. «Creo que en política hay que ceder, ser generosos y creo que Ciudadanos puede facilitar un Gobierno de coalición a la valenciana», afirmó. Los puntos de partida para este acuerdo estarían, según Iglesias, en las medidas de regeneración democrática y la reforma del sistema electoral.

El líder de Podemos también destacó que Sánchez ha estado de acuerdo en que los líderes de PSC, Miquel Iceta, y de En Común Podem, Xavier Domènech, inicien conversaciones para buscar una propuesta de consenso para Cataluña, y ellos han acordado mantener abierta una «senda de diálogo permanente» y entablar contacto de manera más asidua tanto de manera telefónica como con reuniones de trabajo. Puntos de partida, todos estos, que permitieron salir al líder de Podemos «contento» de la reunión.

«El diálogo es positivo, hay posturas diferentes y hay que explorar los avances programáticos. Hay mucho que avanzar y los dos estamos de acuerdo en avanzar en esa vía», resumió. Con todos estos mensajes, Iglesias ha querido acabar con la imagen de político soberbio y ambicioso que se ha forjado en los últimos meses, para evitar que la ciudadanía le vea como el culpable en caso de tener que repetirse las elecciones generales. A lo largo de la rueda de prensa, ha insistido en su renuncia a entrar en el Gobierno para transmitir un nuevo perfil, de político generoso y dialogante. «Desearía el acuerdo lo antes posible. Por nuestra parte podría haber acuerdo mañana. Por nosotros no va a ser», remachó.