Jordi Pujol, expresidente de la Generalitat
Jordi Pujol, expresidente de la Generalitat - EFE

La Policía cifra en 69 millones de euros el dinero «no justificado» de la familia Pujol

Los investigadores describen al clan como una organización criminal que operó desde 1990

MadridActualizado:

Los investigadores de la Policía Nacional que indagan en la fortuna de la familia Pujol han cifrado, tras cinco años de investigación, en 68,96 millones de euros el dinero «no justificado» que el clan acumuló desde 1990 hasta el 2014. Un informe de la Unidad de Delincuencia Económica y Financiera (UDEF) de la Policía Nacional, fechado el pasado 24 de abril y al que ha tenido acceso ABC, realiza este cálculo después de describir a la familia Pujol como una organización criminal que actuó coordinada para enriquecerse.

Los agentes policiales aseguran que los casi 69 millones de euros serían el «beneficio económico no justificado» que la familia Pujol, con todos sus miembros imputados, recaudó gracias a una «actividad presuntamente ilícita y prolongada» en el tiempo, al menos desde 1990, cuanto los siete hijos del expresidente de la Generalitat Jordi Pujol y Marta Ferrusola abrieron cuentas bancarias en Andorra.

El miembro del clan que más dinero sin justificar ha recaudado es, con muchísima diferencia, el hijo primogénito, Jordi Pujol Ferrusola, alias Júnior, encarcelado en la prisión madrileña de Soto del Real. Los investigadores cifran sus beneficio de origen desconocido en 54,44 millones de euros y le consideran el principal dirigente de la organización formada en el seno de la familia. El magistrado le encarceló de forma preventiva al acumular indicios de que ha seguido blanqueando dinero «hasta la actualidad». La UDEF, además, cifra en 2,84 millones de euros el beneficio de Jordi Pujol padre, un símbolo del nacionalismo catalán que gobernó Cataluña durante 23 años, entre 1980 y 2003, al frente de la antigua Convergència.

En el informe, los investigadores describen que «La familia», en referencia al matrimonio y los siete hijos, a quien habría que sumar la exmujer de Junior, Merce Gironés, «actuaria como un grupo organizado que vendria desarrollando una actividad presuntamente ilicita y prolongada en el tiempo al menos desde 1990, dirigida a la apertura de cuentas bancarias en un territorio fiscalmente protegido, para ocultar y operar con dinero de origen desconocido y presuntamente ilicito».

«La operativa de la familia no se reduce unicamente al ingreso de dinero en efectivo sin justificar en las cuentas bancarias andorranas, constituyendose este Principado en base de operaciones para la realizacion de negocios en otras jurisdicciones, sino que se extiende al ambito internacional abarcando en algunos casos jurisdicciones offshore», concluyen los investigadores, que han cerrado así un informe concluyente sobre el clan.

El juez que investiga la causa, José de la Mata, ha dejado claro en numerosas ocasiones que no se cree la versión familiar, que alega que el dinero procede de un legado del abuelo Florenci. El magistrado ha solicitado a todos los miembros del clan que justifique con documentos esa tesis. Ninguno lo ha hecho.