Radiotelescopio IRAM30m y el Observatorio de Pico Veleta que ha participado en el proyecto de la primera foto de un agujero negro
Radiotelescopio IRAM30m y el Observatorio de Pico Veleta que ha participado en el proyecto de la primera foto de un agujero negro - DiVertiCimes

Primera foto agujero negroEstos son los otros dos agujeros negros que se intentarán ver desde España

La aportación de nuestros científicos, con un radiotelescopio y la creación de un algoritmo, ha sido decisiva para conseguir la foto histórica de este miércoles. Pero el trabajo continúa

MadridActualizado:

Caras sonrientes a la llegada de los investigadores españoles al salón de actos de la sede del CSIC en Madrid. Y no era para menos: diez años de trabajo, la mayoría en el mayor de los silencios, iban a dar sus frutos en una sola imagen en la que la ciencia española ha tenido mucho que ver. Primero, porque uno de los radiotelescopios que ha participado en la recogida de datos para la foto que vimos ayer está sobre suelo granadino (en el Observatorio IRAM en el Pico Veleta, en Sierra Nevada). «La participación del IRAM ha sido fundamental para la reconstrucción de la imagen. Sin él, no habría tenido la resolución que vemos porque es el segundo más sensible después de ALMA», recalcaba en la rueda de prensa española Rebeca Azulay, de la Universidad de Valencia y una de las responsable de realizar las observaciones.

Después, porque José Luis Gómez, investigador del CSIC en el Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA) ha desarrollado uno de los tres algoritmos que han determinado que esa imagen es la que corresponde al agujero negro en la galaxia M87. De hecho, Gómez es uno de los coordinadores del artículo científico publicado hoy. Él fue quien hace un año, y tras una reunión del equipo internacional encargado del proyecto en Estados Unidos, le enseñó a su colega Antxon Alberdi la famosa fotografía.

Mirando a otros agujeros negros

«Pero luego había que comprobarlo con mucho trabajo, en diferentes imágenes, con muchos algoritmos… hasta que esto se ha podido llevar a cabo», explica a ABC Alberdi, director del IAA, tras la vorágine de la rueda de prensa española. «La imagen del agujero de M87 es espectacular, es lo que nos esperábamos. Pero ahí radica su belleza, en lo canónico del resultado: el anillo de fotones atrapado orbitando en el agujero negro y la sombra producida al efecto de lente gravitacional», valora sobre la imagen, sobre la que predice que «va a permitir hacer mucha física en el futuro, porque ayuda a restringir los modelos de la relatividad general y magnetohidrodinámicos».

Además de en calidad de director del IAA, Alberdi lidera las investigaciones sobre la formación de chorros relativistas que surgen del centro de las galaxias y de los que aún se sabe bien poco. Y este va a ser el cometido del IAA, además de liderar las observaciones de otros dos agujeros negros situados en las galaxias de OJ287 -que es una galaxia que tiene un agujero negro binario y 1055+018 -especialmente útil en encontrar respuestas a estos potentes y desconocidos «jets»-. Sin embargo, ahora mismo el agujero negro que tiene más papeletas de conseguir la segunda foto de la historia es el de Centauro A. «Por tamaño y condiciones, el del hemisferio sur es el mejor candidato», confirma el investigador.

No tardaremos más de 5 años en ver Sagitario A*

Alberdi confirma que, aún así, se seguirá «mirando» hacia M87. Y Sagitario A*, el agujero negro que se encuentra en el centro de nuestro vecindario cósmico, la Vía Láctea, y que se ha resistido esta vez, está muy cerca de ser fotografiado. «Yo creo que no se tardarán más de cinco años, es tan solo una cuestión técnica que sabemos cómo resolver. Además, vamos a ver más resultados del Telescopio de Horizonte de Sucesos con seguridad», adelanta.

Pero Alberdi, que quiere saborear el momento presente vuelve al día de hoy y revela que aún nos quedan sorpresas detrás de la foto que vimos por primera vez ayer. «De esta imagen queda por incorporar la polarización. Con ello vamos a ver cómo es el campo magnético. Además vamos a poder saber su tasa de crecimiento: la cantidad de materia con la que se está alimentando el agujero negro».

Al preguntar acerca de qué es lo más importante de esta imagen, Alberdi contesta sin dudar: lo mejor es su ajuste casi a la perfección a lo que se esperaba de ella. Eso, junto con la detección por primera vez en 2016 de las ondas gravitacionales, son el triunfo, según este investigador, de la Teoría General de la Relatividad, que sigue funcionando para explicar el universo. «Einstein tenía razón», dice Alberdi triunfal. Al menos, de momento.