Empacho político de fin de semana en las horas previas a las primarias de New Hampshire
Los seis aspirantes republicanos, en televisión - REUTERS

Empacho político de fin de semana en las horas previas a las primarias de New Hampshire

El favorito Mitt Romney sale reforzado tras dos debates televisivos en doce horas

Washington Actualizado:

Mitt Romney sigue avanzando como favorito en las primaras republicanas tras los dos últimos debates de televisión. En el plazo de doce horas, en un empacho político de fin de semana (primero fue la ABC y luego la NBC), los oponentes de Romney tuvieron ocasión de intentar parar al exgobernador de Massachusetts, claro favorito en las primarias que el martes tienen lugar en New Hampshire.

Rick Santorum aprovechó el tiempo y atención que finalmente se le otorgaba, gracias al impulso logrado en el arranque de Iowa (quedó solo ocho votos por detrás de Romney), para procurar erigirse en la alternativa conservadora frente al más moderado favorito. Aunque su intervención fue satisfactoria, como su intento de no hacer declaraciones radicales contra la práctica homosexual, últimos sondeos indican que el «momentum Santorum» no se está expandiendo todo lo necesario para lograr un determinante papel en New Hamsphire.

Ligero ascenso en las encuestas de Huntsman

Por ese voto conservador compiten además el antiguo «speaker» parlamentario Newt Gingrich y el gobernador de Texas, Rick Perry. Todos ellos están más pendientes de lo que ocurra en las primarias de Carolina del Sur, el día 21, un Estado conservador clave para el desarrollo la carrera. Por su parte, Ron Paul fue a su aire ante las cámaras defendiendo sus ideas libertarias, apoyadas por un sector del electorado en parte como voto protesta.

Tras un primer debate el sábado por la noche en el que los candidatos estuvieron más bien espesos, en el debate matinal de este domingo todos se mostraron más correosos. El exgobernador de Utah Jon Huntsman tuvo el minuto de brillantez que necesita para emerger en New Hampshire, Estado con tendencia liberal que mejor casa con la mayor moderación de Huntsman. Las últimas encuestas le comienzan a otorgar un progresivo ascenso. Huntman se revolvió contra Romney cuando éste le criticó que haya sido dos años embajador en China al servicio de la Administración Obama. «Siempre pondré mi país por delante», afirmó entre aplausos, esta vez sin recurrir a ninguna frase en mandarían como había hecho en el otro debate.

Asuntos como el matrimonio homosexual y la salida de Irak ocuparon parte de la discusión en los debates. Todos los candidatos, a excepción de Paul, que no fue preguntado al respecto, se pronunciaron contra el matrimonio gay, de momento legalizado solo en algunos Estados. La línea más contundente fue la de Santorum, contra quien el lobby gay está cargando los últimos días de una manera brutal debido a manifestaciones extremas sobre la homosexualidad. Pero preguntado por el moderador sobre qué haría si su hijo le confesara que es gay, Santorum respondió: «Le querría igual que el minuto antes», lo que ayudó a dulcificar su imagen.

En cuanto a política exterior, abordada nuevamente sin dedicar tiempo a Europa (de la UE los respublicanos solo mencionan el «socialismo europeo», como se refieren al modelo del Estado de bienestar al otro lado del Atlántico), los candidatos se ocuparon sobre todo de Irak. Salvo Paul, que está en contra de la presencia militar en el exterior, y Huntsman, que advirtió que Irak está al borde de la guerra civil y hay que quedarse al margen, el resto criticó que Obama no haya logrado dejar tropas estacionadas en ese país. Perry defendió el inmediato regreso militar a Irak, algo que la propia Casa Blanca está negociando sin éxito de momento, aunque en boca del gobernador de Texas más bien parecía sonar a nueva invasión.