Romney consolida su ventaja en el primer debate en TV tras Iowa
Mitt Romney y Rick Santorum - REUTERS

Romney consolida su ventaja en el primer debate en TV tras Iowa

El republicano demostró que Rick Santorum, al menos por ahora, no constituye una gran amenaza

CORRESPONSAL EN WASHINGTON Actualizado:

Mitt Romney venció sin dificultades el debate celebrado esta noche en New Hampshire, donde el próximo martes se celebran las primarias republicanas. En el primer debate entre los candidatos tras los caucus de Iowa del día 3 que abrieron la carrera electoral, Romney demostró que Rick Santorum, al menos por ahora, no constituye una gran amenaza.

El conservador Santorum, crecido tras Iowa, donde quedó a solo ocho votos del republicano moderado Romney y se catapultó como alternativa a éste, tuvo una buena intervención, pero no logró acorralar a su contrincante. Tampoco pudieron el resto de candidatos -Ron Paul, Newt Gingrich, Rick Perry y Jon Huntsman-, que centraron sus ataques en el exgobernador de Massachusetts, aunque algunas veces también se enzarzaron entre ellos.

Ya desde hace meses las encuestas otorgan en New Hampshire la victoria a Romney. En ese Estado de orientación más liberal que Iowa, los social-conservadores Santorum y Gingrich luchan por una segunda plaza con el libertario Paul. Perry prácticamente ha declinado hacer campaña allí (la está haciendo en el siguiente Estado en votar, Carolina del Sur), por lo que en el debate apenas intervino, dando una gran imagen de ausente. El caso contrario es el de Jon Huntsman, el más moderado de todos, que no se presentó en Iowa y cifra todas su esperanzas en lo que ocurra este martes.

Asuntos como el matrimonio homosexual y la salida de Irak ocuparon parte del debate. Todos los candidatos, a excepción de Paul, que no fue preguntado al respecto, se pronunciaron contra el matrimonio gay, de momento legalizado solo en algunos Estados. La línea más contundente fue la de Santorum, contra quien el lobby gay está cargando los últimos días de una manera brutal debido a manifestaciones extremas sobre la homosexualidad. Gingrich se refirió al matrimonio como “sacramento”, avalado en su forma de unión de un hombre y una mujer durante más de 3.000 años. Romney indicó que reconocer como matriomonio uniones de personas del mismo sexo “no hace más que complicar todo lo demás”, en referencia a la cuestión de adopciones. Huntsman fue el que habló con más entusiasmo sobre el reconocimiento de las uniones homosexuales, que estimó “justas, pues dan un nivel de dignidad a la persona”.

En cuanto a política exterior, abordada nuevamente sin dedicar tiempo a Europa (de la UE los respublicanos solo mencionan el “socialismo europeo”, como se refieren al modelo del Estado de bienestar al otro lado del Atlántico), los candidatos se ocuparon sobre todo de Irak. Salvo Paul, que está en contra de la presencia militar en el exterior, y Huntsman, que advirtió que Irak está al borde de la guerra civil y hay que quedarse al margen, el resto criticó que Obama no haya logrado dejar tropas estacionadas en ese país. Perry defendió el inmediato regreso militar a Irak, algo que la propia Casa Blanca está negociando sin éxito de momento, aunque en boca del gobernador de Texas más bien parecía sonar a nueva invasión.