Mike Pompeo, secretario de Estado, durante el anuncio sobre la ley Helms-Burton
Mike Pompeo, secretario de Estado, durante el anuncio sobre la ley Helms-Burton - AFP

EE.UU. endurecerá el embargo a Cuba al aplicar íntegramente la ley Helms-Burton

Pompeo asegura que «la inteligencia militar y los servicios de seguridad cubanos mantienen a Maduro en el poder»

Corresponsal en WashingtonActualizado:

El gobierno de Estados Unidos permitirá a partir del 1 de mayo que entre en vigor el título tercero de la ley Helms Burton, que regula el embargo sobre el régimen comunista en Cuba. A partir de entonces, al dejar que entre en vigor una medida que ha sido suspendida por todos los presidentes norteamericanos desde 1996, los tribunales norteamericanos aceptarán las demandas de aquellos cuyas propiedades fueron confiscadas en Cuba.

En la práctica, la entrada en vigor de ese apartado de la ley supone que las empresas extranjeras —incluidas las españolas— que operen en instalaciones o con bienes confiscados durante la revolución de hace seis décadas podrán ser denunciadas en tribunales de EE.UU. Sobre todo, supone un riesgo para compañías de la Unión Europea y Canadá, que son los países que más intereses comerciales tienen dentro de la isla.

El secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, ha asegurado, al anunciar la decisión: «El régimen cubano ha exportado durante años sus tácticas de intimidación, extorsión y violencia, en apoyo del régimen de Maduro. La inteligencia militar y los servicios de seguridad de Cuba son los que mantienen a Maduro en el poder. El producto que más exporta Cuba hoy en día no son los puros o el ron, sino la opresión. Las negociaciones con el régimen han fracasado».

La decisión de Donald Trump, de la que el gobierno norteamericano advirtió al ministro de Exteriores español, Josep Borrell, durante una visita a Washington hace dos semanas, supone una seria amenaza a los negocios de las compañías hoteleras españolas Meliá e Iberostar, que operan decenas de hoteles en Cuba. La Unión Europea ha presentado una queja formal a EE.UU., según informa la agencia Associated Press.

Este endurecimiento del embargo a Cuba es en realidad un paso más en las presiones al régimen de Nicolás Maduro en Venezuela. Después de que este haya aguantado incluso un embargo sobre la venta de petróleo a EE.UU., la Casa Blanca ha acusado a Cuba de darle oxígeno, enviando a decenas de miles de agentes y soldados a Venezuela y reforzando el comercio de crudo.

EE.UU. pide más presión a Venezuela

El Gobierno norteamericano, además, ha presionado a España para que se sume con mayor énfasis a las presiones a Maduro por la vía comercial. El ministro de Exteriores norteamericano, Mike Pompeo, le trasladó a Borrell su deseo de que Repsol deje de percibir envíos de crudo venezolano, como sigue haciendo, algo a lo que de momento se han negado tanto la empresa española como el ejecutivo de Pedro Sánchez.

Trump ha decidido también permitir que entre en vigor el título IV de la ley, que permite al gobierno norteamericano denegar visados de entrada a EE.UU. a aquellos que hayan «traficado» con los bienes que fueron confiscados en Cuba tras la revolución.