Un guardia civil y un militar lideraban la «manada» de Villalba

En el juicio, ayer dijeron que todo fue consentido: «Ella tomó la iniciativa, entre risas, de tener sexo por turnos»

Actualizado:

Todo fue idea de la víctima que entonces tenía 18 años. Ella fue la que propuso tener sexo por turnos. Ellos no la obligaron en ningún momento a realizarles sexo oral ni vieron en ella ningún gesto de desagrado o de incomodidad. Al contrario, todo discurrió en un ambiente de «naturalidad», «normalidad» y «risas» sin que mediara «premeditación alguna por su parte» y con el «consentimiento» de la mujer.

Ese fue el resumen de las declaraciones de los tres hombres que se sentaron ayer en el banquillo de la Sección 29ª acusados de agredir sexualmente y de forma continuada a la joven. Los hechos se produjeron la madrugada del 13 de marzo de 2015 en una vivienda del municipio de Collado Villalba. Todos, en libertad con cargos, proclamaron su inocencia.

En esta nueva «manada», descubierta a raíz de la vista oral que arrancó ayer en la Audiencia Provincial de Madrid, se averiguó que en el grupo hay también un guardia civil en activo y un militar y se defendieron con similares argumentos que los sevillanos.

El Ministerio Fiscal pide para los procesados (Ricardo A. M., Miguel Ángel C. O., y Martín A. F.), entre otras penas, 15 años de prisión para cada uno de ellos y, después, a otros seis de libertad vigilada. De ser ciertas las imputaciones que considera probadas la Fiscalía, los tres hombres fueron la «precuela» de La Manada hispalense sin saberlo, dado que en este último episodio los hechos se cometieron en los sanfermines de 2016. La edad de la víctima era también la misma.

En la sesión de ayer, el primero en declarar fue Ricardo A. M., con quien la joven había mantenido relaciones sexuales esporádicas hasta enero de ese año. Si para el Ministerio Público «el encuentro fue concertado y con ánimo libidinoso», Ricardo negó la mayor. Admitió que habían quedado también con un compañero del instituto de la joven, que no fue.

«Yo estaba soltero y entonces picoteaba. Fuimos a buscarla ese día y nos enrollamos en el coche», dijo. El reo indicó que le sorprendió esa actitud, ya que ella estaba saliendo con su primo. Agregó que al llegar a la casa ellos se metieron en la habitación y sus amigos se quedaron fuera.

Siguiendo la estrategia de la defensa de que fue «ella la que propuso, entre risas, tener sexo por turnos», Ricardo explicó que todo sucedió cuando ella fue al baño porque tenía la regla. «Por ahí desfilaron mis amigos uno a uno. Todo fue consentido. No observé rechazo alguno. No se negó. Si yo hubiera visto que ella no quería hacer algo, lo habría parado y tomado medidas. Estuvo de cachondeo todo el tiempo», informa Ep.

«Si te resistes será peor»

Miguel Ángel, el guardia civil, casado y con un hijo, arremetió contra la joven. «Desde que fui acusado no me han destinado a ninguna misión y estoy en tratamiento psicológico. Mi salvación está siendo mi trabajo», incidió. Tras ello, recalcó que la chica se fue con ellos a sabiendas de que no iba a acudir su amigo: «Llamamos a la puerta de la habitación no para tener sexo, sino porque no podíamos montar la consola, que era lo que íbamos a hacer. Ella se reía de eso». Indicó que, cuando recibió la notificación para declarar, se quedó muy sorprendido: «No recordaba a qué se podía referir. No le dimos importancia; todo fue normal».

Por su parte, Martín A. F., el militar, reconoció que «tuvo un encuentro sexual con la chica en el baño» y repitió los mismo argumentos. Mientras, la Fiscalía considera probado que él intentó penetrarla por vía anal en dos ocasiones y la obligó a realizarle una felación. Además, en cuanto a Ricardo, relata que este le dijo que «sus amigos la tenían que probar», a lo que ella se negó. « No soy compartible con nadie». Él replicó: «Cuanto más te resistas, más tardaremos en satisfacernos y en dejarte marchar».

Ella, nerviosa y temiendo que la agredieran entre los tres, obedeció, según el escrito de calificacines provisionales. Hoy ofrecerá su versión.