Ángel Garrido L - MAYA BALANYA

Ángel Garrido ficha por Ciudadanos

El ex presidente regional se suma a las listas de Ignacio Aguado para la Comunidad de Madrid como número 13. La noticia coge por sorpresa al Partido Popular, que cerró las listas el pasado lunes con Garrido para las elecciones europeas

MadridActualizado:

El transfuguismo en las filas del Partido Popular se ha elevado a su cota más alta este miércoles. El ex presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, cuya candidatura estaba cerrada por el Partido Popular como número 4 para la elecciones europeas del 26 de mayo, se ha cambiado de filas en el último momento para integrarse de número 13 en el proyecto de Ignacio Aguado, candidato a la Asamblea de Madrid. En Génova, la noticia ha pillado por sorpresa. «Pero si va en las listas para Europa», comentaban. Nadie sabía nada en el PP. Incluso han llegado a desmentir la noticia.

El partido de Albert Rivera había convocado pasado el mediodía una rueda de prensa del secretario general de Cs, José Manuel Villegas, pero cuando se acercaba la hora marcada, la 13.30, ha habido un cambio de guion. No ha comparecido el número dos, sino el candidato a presidir la Comunidad de Madrid. Junto a él, ha salido el recién fichado Garrido para asombro de los periodistas.

«El presidente Ángel Garrido se suma al proyecto de Ciudadanos en la Comunidad de Madrid», así, sin medias tintas, ha anunciado Aguado la incorporación del sucesor de Cristina Cifuentes a las listas de la formación liberal para las elecciones autonómicas del próximo 26 de mayo. «Ángel aporta experiencia. Ha sido el interlocutor más fiable. Juntos hemos podido sacar cuatro presupuestos consecutivos. Es el momento de unir fuerzas para derrotar al sanchismo y al comunismo», ha anunciado el líder de Cs en la región.

Por su parte, Garrido, olvidando los múltiples desencuentros que ha tenido con los diputados de su nuevo partido durante la legislatura, ha explicado que ha decido cambiar «porque es el partido que mejor representa los valores del centro democrático». «La decisión no ha sido nada fácil, créanme». «Es la única opción donde seguir defendiendo en lo que creo», ha añadido.

No lo comunicó al PP

Garrido ha servido su venganza en plato frío. El presidente de los populares, Pablo Casado, no apostó por él para que continuara al frente de la Real Casa de Correos el 26 de mayo debido, sobre todo, por las críticas que lanzó el sustituto de Cristina Cifuentes en octubre del año pasado al PP de Madrid por los cambios y nuevos nombramientos que se habían realizado en el comité ejecutivo, donde se produjo, a su juicio, «una purga» que dejó fuera a todo lo que olía a Cifuentes».

Después de que el 11 de enero Casado le transmitiera que no sería el candidato de la Comunidad a las ocho de la tarde, mismo día y casi misma hora en que se anunciaba que su amiga Isabel Díaz Ayuso le suplantaría, el dirigente de los populares le tendió la alfombra roja para que escogiera un puesto donde quería ir. Garrido miró hacia Europa, y allí le reservaron su nuevo futuro. Pero el que fuera concejal del Ayuntamiento de Madrid con los gobiernos de Ana Botella y Alberto Ruiz-Gallardón estaba esperando el momento para incrustar la daga de su desquite en las siglas para las que ha militado su vida. Y ese momento ha sido hoy, a cuatro días de que Casado se exponga a la democracia de las urnas en toda España.

Si había dudas de su revancha, las ha despejado al manifestar que no había avisado ni a su presidente ni a la compañera que encabeza la lista de la Comunidad de Madrid, Díaz Ayuso. Tenía pensado llamarles por teléfono al término de la rueda de prensa en el cuartel general de Cs: «A mí se me avisó de que no era el candidato cuando se le nombró. Así que el partido entenderá que esto funciona así».

Baja y nueva afiliación

Los gritos de «¡Vamos! Ciudadanos» se han prolongado tras la primera intervención de Garrido, ante la presencia de Villegas, que atisbaba todo desde la primera planta con una sonrisa de oreja a oreja. Aguado ha afirmado que su partido no busca «un golpe de efecto» con esta incorporación, sino «ganar las elecciones»; algo para lo que es «bienvenida» toda persona de centro.

«Estoy seguro de que van a aceptar la decisión (en el PP) como yo he aceptado muchas veces decisiones que no compartía y que no comprendía», ha lanzado Garrido, aunque ha negado que su cambio de chaqueta esté relacionado con el hecho de que Díaz Ayuso sea la candidata a la Comunidad, y no él.

En cualquier caso, su compromiso con Cs va hasta el final, y ha anunciado que pedirá su baja como militante del PP y que se afiliará a Cs. «Cs representa el centro con claridad, sin derivas, los valores liberales en los que siempre he creído. Es especialmente importante que gobierne el centro ante extremismos a derecha y a izquierda», ha sentenciado el hombre que ha hecho causado un terremoto hoy la planta de la presidencia de Génova.