Los representantes de la izquierda abertzale Tasio Erkizia, Miren Legorburu, Niko Moreno y Agurne Barrios, han mostrado hoy su adhesión a la manifestación convocada en Bilbao para pedir la legalización de Sortu. - EFE

Batasuna sale a la calle para presionar por su legalización

El PNV no envía una delegación oficial para no «hacerle la campaña» a Sortu

ITZIAR REYERO
BILBAO Actualizado:

En el marco de su estrategia de movilización para presionar por su reingreso en las instituciones, la «izquierda abertzale» ilegal sale hoy a la calle para arropar a Sortu, la nueva marca electoral con la que pretende concurrir en los próximos comicios municipales y forales de mayo. La marcha, que recorrerá las calles del centro de Bilbao bajo el lema «Bakerantz, legalizazioa» («Hacia la paz, legalización»), fue convocada incluso antes de que los dirigentes de Batasuna Iñigo Iruin y Rufino Etxeberria presentaran en sociedad a Sortu, cuyos estatutos han sido paralizados por el Gobierno central al entender que es la continuación de Batasuna.

A la convocatoria se han adherido la gran mayoría de las fuerzas políticas y sindicatos nacionalistas, a excepción del PNV, que ha declinado enviar una representación oficial para «no hacerle la campaña» a Batasuna. No obstante, sí está previsto que acudan miembros del partido de Iñigo Urkullu «a título individual». De hecho, el expresidente del PNV Xabier Arzalluz es uno de los promotores de la manifestación.

Miembros del partido de Urkullu acudirán «a título individual»

Los convocantes de la marcha reclaman el derecho de la «izquierda abertzale» de participar en las elecciones como paso «inseparable» para el logro de la paz. Asimismo, consideran que la renuncia a la violencia plasmada en los estatutos del nuevo partido es un «cambio de primera magnitud» que no se puede «rehuir», por lo que piden su legalización.

La Fiscalía anunció ayer que remitirá al Tribunal Supremo una demanda de ilegalización del partido, al avalar la tesis del Gobierno que, basándose en los documentos policiales, sostiene que Sortu es «un instrumento al servicio de ETA».