El candidato socialista y secretario general, Pedro Sánchez (i), la vicepresidenta del gobierno en funciones, Carmen Calvo (d)
El candidato socialista y secretario general, Pedro Sánchez (i), la vicepresidenta del gobierno en funciones, Carmen Calvo (d) - Isabel Permuy

La primera jornada de la sesión de investidura de Pedro Sánchez en diez frases

El socialista exige el voto a las demás formaciones, PP y Cs mantienen su no e Iglesias recrimina a Sánchez que pida abstenciones

Pedro Sánchez, sigue la votación de investidura en directo

MadridActualizado:

El candidato socialista y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, abrió ayer el pleno de investidura con un discurso de casi dos horas en el que presentó al Congreso de los Diputados su proyecto para un Gobierno «progresista» y pidió la confianza de la Cámara.

Tras acabar el discurso del candidato a la presidencia fue el turno de los líderes de los demás grupos políticos. La ronda de respuestas comenzó con Pablo Casado (PP), le siguió Albert Rivera (Cs), continuó Pablo Iglesias y otros representantes de la coalición de Unidas Podemos y lo finalizó Santiago Abascal (Vox).

El debate de ayer resultó ser muy tenso con enfrentamientos entre los distintos líderes de los partidos de la oposición y el candidato socialista. De un discurso más calmado y dirigido a presentar propuestas a la Cámara, Pedro Sánchez volvió del receso dispuesto a defender su candidatura, ironizando e incluso insultando a sus rivales políticos.

Sánchez se centró en pedir apoyos a todas las formaciones, excepto a Vox, a quien evitó dirigirse tras la intervención de Abascal. Casado y Rivera mantuvieron su no al socialista y mostraron su descontento por la falta de transparencia de Pedro Sánchez con su programa de gobierno.

Con un ambiente ya caldeado por los comentarios irónicos entre PSOE, PP y Cs, Iglesias y Sánchez retomaron sus debate bronco sobre las negociaciones para formar un gobierno de coalición. Pablo Iglesias criticó que el candidato socialista pidiese abstenciones y no negociara con Unidas Podemos que tan solo recibieron «responsabilidades políticas».

A continuación mostramos las frases más destacadas de los cuatro líderes de los principales partidos a nivel nacional:

Pedro Sánchez

El candidato socialista fue mucho más tenaz que en la apertura de la jornada, en sus respuestas a la oposición, insistió en pedir la abstención tanto de Ciudadanos y del Partido Popular. Sánchez defendió el PSOE como un partido constitucional y pidió que no se les saque de ese grupo. El socialista reiteró que su candidatura es la única opción para la gobernabilidad de España y su proyecto como el único que puede liderar medidas sociales que beneficien a España.

- «Le he dicho en mi primera intervención, Sr Casado, que le hablaba como el representante de la primera fuerza política, con 123 escaños como bien ha recordado. Pero hay que recordar que usted tiene 66 escaños, que la tercera fuerza política tiene 57 escaños».

- «Si usted [a Casado] no quiere repetición electoral, si no quiere que el gobierno de España dependa de las fuerzas independentistas y usted quiere ser el líder de la oposición y la alternativa, tengo una mala noticia señor Casado: se tiene usted que abstener».

Pablo Casado

El líder de los populares centró su discurso en criticar que el socialista no hiciese mención alguna a la crisis en Cataluña. El independentismo ha estado en boca de Casado y ha culpado a Sánchez de la crisis catalana y de hacer tratos de favor a los soberanistas. Otro tema en el que presidente del PP insistió fue la falta de transparencia por parte de Sánchez con su programa electoral.

Pablo Casado ironizó en su segunda intervención diciendo que «si llega a insultar un poco más» se abstendrían en las votaciones del martes y el jueves. Los insultos que la bancada popular recibió fue también otro punto que Casado recriminó al candidato socialista.

- «No estamos de acuerdo que venga aquí a ocultar sus negociaciones con otras formaciones políticas y con que intente hacer responsables a su oposición y a la alternativa que tiene España a su mal Gobierno».

- «El PP ejercerá una leal oposición y sobre todo una urgente alternativa de Gobierno que espero que cuanto antes llegue a La Moncloa».

Albert Rivera

Para Albert Rivera, la «banda», quienes le apoyaron en la moción de censura, de Pedro Sánchez fue el tema en el que más inicidió. El líder de Cs recriminó las alianzas de Sánchez y, al igual que Casado, el secretismo con el que el candidato socialista lleva su programa electoral. Rivera señaló a su rival socialista que Ciudadanos será un partido que hará una oposición fuerte para parar el «Plan Sánchez» que tanto mencionó el líder de la formación naranja durante sus intervenciones.

- «¿Con quién piensa llevar a cabo este plan, el "Plan Sánchez"? Pues con su banda, y menuda banda».

- «Si usted dice que el problema de la moción de censura fue un caso de corrupción del PP, ¿usted va a dimitir si hay condena por los ERE al PSOE?».

Pablo Iglesias

El líder de Unidas Podemos insistió en la falta de diálogo entre las dos formaciones para alcanzar un gobierno de coalición. Iglesias reprochó que insistiese tanto en pedir a PP y Cs la abstención para el martes y jueves en las votaciones, y no se centrase en negociar con su partido. Pablo Iglesias pidió a Sánchez mayor implicación en las negociaciones así como en medidas sociales. El líder de Podemos reprochó al candidato socialista que solo ofreciese a Podemos «responsabilidades políticas».

- «Si los ciudadanos quisieran que su partido gobernara solo le habrían dado mayoría absoluta».

- «No vamos a ser un mero decorado de su gobierno».

Santiago Abascal

El líder de Vox incluyó en su intervención la regulación de la inmigración mencionando el último salto a la valla que terminó con seis guardias civiles heridos. Abascal hizo referencia a la humildad de su familia para ejemplificar lo que quiere defender como miembro del Congreso. El presidente de Vox hizo también referencia a una «dictadura progre» que criticó y contra la que va a luchar.

- «Usted está apoyado por comunistas, proetarras y chavistas».

- «Una nación sin fronteras no es una nación, igual que una casa sin paredes no es una casa. Aceptamos una inmigración legal y ordenada, adaptada a las necesidades y que dependa de la voluntad del inmigrante de integrarse».