Pedro Sánchez y Carmen Calvo - EFE | Vídeo: AT

El independentismo tumba los Presupuestos y marca el final de la legislatura

El presidente del Gobierno anunciará el viernes la fecha elegida para la celebración de los comicios

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El Pleno del Congreso ha aprobado la devolución de los Presupuestos Generales del Estado por 191 votos a favor frente a 156 votos en contra y 1 abstención. Las cuentas del Estado caen por segunda vez en la historia de nuestra democracia y lo hacen sin sorpresas e igual que la primera vez: por la ruptura de la mayoría que llevó al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a La Moncloa.

[ Así ha sido el debate de los Presupuestos]

Aunque el Ejecutivo ha apelado sin esperanza pero hasta el último minuto a la «cordura» y «el sentido común» de los grupos independentistas catalanes, ERC y PDECat han mantenido hasta el final su exigencia de un diálogo sobre la autodeterminación. Al no obtenerlo, han acabado uniendo sus fuerzas con PP y Ciudadanos para devolver al Gobierno la ley más importante del año. No sirvieron de nada los contactos contrarreloj realizados por el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, con el expresidente catalán fugado, Carles Puigdemont.

Durante el debate de los Presupuestos, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, apeló sin éxito a la «cordura» de los independentistas para pedirles que modificaran su postura y apoyaran la tramitación de las nuevas cuentas. Montero reclamó «sentido común» a los representantes de ERC y PDECat que la observaban desde sus escaños, emplazándoles a «recapacitar» y anteponer la aprobación de las medidas sociales que contiene los Presupuestos a la cuestión territorial.

Adelanto electoral

La derrota sufrida por el Ejecutivo esta mañana en el Congreso marca el final de una legislatura dividida en dos años de gobierno popular y ocho meses de gestión socialista tras la moción de censura contra Mariano Rajoy. El próximo viernes, tras la celebración del Consejo de Ministros, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunciarán la fecha de las elecciones anticipadas que podrían tener lugar el próximo 28 de abril.

El propio ministro de Fomento, José Luis Ábalos, adelantó esta mañana que «en breve tendremos noticias» sobre la fecha de convocatoria de los próximos comicios. El anuncio oficial, no obstante, se producirá por boca del presidente del Ejecutivo. Sobre la fecha concreta del 28 de abril para la celebración de los comicios, la portavoz del Ejecutivo, Isabel Celaá, se ha limitado a subrayar que el presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, «lo medita todo».

El presidente del Gobierno abandonó el Congreso a la carrera tras la votación y no quiso realizar ninguna valoración. Pedro Sánchez prefirió guardar silencio y volver a Moncloa «a trabajar», tal y como habían anunciado desde su servicio de prensa.

Fin de la agonía

Se trata de la segunda ocasión en la que el Congreso tumba unos Presupuestos Generales del Estado en la democracia española, ya que en 1995 la Cámara rechazó las cuentas elaboradas por el Gobierno de Felipe González para 1996 después de que Convergencia i Unió le retirara su apoyo, lo que provocó la convocatoria anticipada de elecciones.

El presidente del PP, Pablo Casado, ha declarado que «la agonía ya no se puede alargar más, España merece un mejor gobierno. Lo merece cuando antes y es urgente y necesario que acabemos con el chantaje independentista y la descaleración económica». No obstante, frente a la posibilidad de una convocatoria electoral para el 28 de abril, el líder del PP ha considerado que lo más lógico «por razones presupuestarias» es que los comicios se celebren el 26 de mayo coincidiendo con las elecciones europeas, autonómicas y locales.

Casado ha entrado ya en campaña y ha pedido el voto para el PP como «la mejor garantía» de que el nuevo gobierno que se pueda conformar «no dependa de independentistas ni populistas». Casado ha asegurado que ganará las elecciones y tendrá capacidad para tejer un acuerdo que le sitúe en La Moncloa.

El líder popular ha ofrecido un proyecto «integrador» y se ha comprometido a recuperar la legalidad y la concordia en Cataluña si es elegido presidente del Gobierno. Ha marcado también una hoja de ruta económica que pasa por recuperar la senda de crecimiento y la creación de empleo. «Las primeras medidas que asumiremos serán aplicar la Constitución en Cataluña y traer unas cuentas públicas que bajen los impuestos y cumplan los compromisos internaciones», ha subrayado.