El PP acusa al PSOE de usar la reforma del aborto para «distraer a los españoles»
Gallardón (i) presentó la reforma del aborto el pasado viernes - jaime garcia

El PP acusa al PSOE de usar la reforma del aborto para «distraer a los españoles»

La ley busca evitar «que la mujer pueda ser encarcelada» por abortar o que lo hagan menores «sin comunicárselo a sus padres»

Actualizado:

El PP sostuvo hoy que el PSOE se está empleando a fondo en los últimos días contra la reforma del aborto para «distraer a los españoles, que están empezando a ver cómo las medidas del Gobierno empiezan a sacarnos de la crisis». Rafael Hernando, portavoz adjunto del PP en el Congreso, se pronunció así en declaraciones a la Cope.

Hernando sostuvo que el sistema de plazos del aborto, que aprobó el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero la pasada legislatura, se introdujo «para generar polémica y distraer a los españoles de la realidad de otros problemas», en referencia a la crisis económica.

En esta línea, este portavoz popular se refirió a que ahora los socialistas están dando la batalla contra la reforma del aborto para «distraer a los españoles que están empezando a ver cómo las medidas del Gobierno empiezan a sacarnos de la crisis».

Al mismo tiempo, Hernando indicó que la modificación legal impulsada por el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, supone llevar a la práctica los «compromisos básicos del programa electoral del PP» en lo que se refiere a las condiciones para interrumpir un embarazo.

Añadió que la reforma planteada por Gallardón evitar «que la mujer pueda ser encarcelada» por abortar o que lo hagan niñas menores «sin comunicárselo a sus padres».

Destacó cómo, con la legislación en vigor, las menores pueden interrumpir su embarazo sin decírselo a los padres, «mientras que para ir al médico para quitarse una verruga sí tienen que comunicárselo» a sus progenitores.

Insistió en que la ley de plazos de Zapatero era «desafortunada», ya que «ni tan siquiera iba en el programa del PSOE». A su juicio, este cambio legal se hizo «para generar polémica y distraer a los españoles de la realidad de otros problemas», en referencia a la crisis económica.