La Crew Dragon de Space X - NASA

La NASA confirma el accidente de la nave Crew Dragon, poniendo en peligro los viajes tripulados

La agencia espacial estadounidense ha reportado una «anomalía» en los motores de la cápsula creada por Space X

Actualizado:

Space X y la NASA investigan las causas de la «anomalía» registrada durante unas pruebas de motor de la cápsula Crew Dragon, que complica la vuelta de Estados Unidos a los vuelos espaciales tripulados.

SpaceX está probando la Crew Dragon antes del primer vuelo de prueba de la cápsula con astronautas a finales de este año, tras una exitosa misión de demostración no tripulada a la Estación Espacial Internacional a principios de marzo.

SpaceX confirmó el accidente, reportado por primera vez por Florida Today, en un comunicado el sábado por la noche. No se reportaron heridos. «Anteriormente, SpaceX realizó una serie de pruebas de motor en un vehículo de prueba Crew Dragon en nuestro banco de pruebas en la Zona de Aterrizaje 1 en Cabo Cañaveral, Florida», dijo un portavoz de la compañía. «Las pruebas iniciales se completaron con éxito, pero la prueba final resultó en una anomalía en el banco de pruebas».

El administrador de la NASA, Jim Bridenstine, tuiteó que la agencia espacial fue notificada del accidente. «Los equipos de la NASA y Space X están evaluando la anomalía que ocurrió hoy durante una parte de la prueba de fuego estático de los motores Super Draco de la cápsula Dragon en la zona de aterrizaje 1 de Space X en Florida», dijo Bridenstine en una declaración escrita. «Es por eso que probamos. Aprenderemos, haremos los ajustes necesarios y avanzaremos de manera segura con nuestro Programa de Tripulación Comercial».

Una foto tomada por un fotógrafo de Florida Today en una playa local mostraba una columna naranja visible en el horizonte en dirección a la Estación de la Fuerza Aérea de Cabo Cañaveral. Estos penachos se asocian generalmente con quemaduras o fugas de propelentes hipergólicos tóxicos.

Florida Today informó que informes no confirmados sugerían que el vehículo de prueba Crew Dragon estaba casi destruido, y los trabajadores en el área dijeron que escucharon explosiones.

Los propulsores de Crew Dragon consumen hidracina higergólica y propulsores de tetróxido de nitrógeno, que se inflaman químicamente cuando se mezclan. Los propulsores Draco del Crew Dragon se usan para maniobras en órbita y para marcar rumbo, mientras que los ocho propulsores Super Draco más grandes, empaquetados en pares en cuatro módulos de propulsión, se usan para abortar durante una emergencia de lanzamiento, informa SpaceFlightNow.

«Asegurar que nuestros sistemas cumplan con rigurosos estándares de seguridad y detectar anomalías como esta antes del vuelo son las principales razones por las que realizamos pruebas», dijo un portavoz de SpaceX. «Nuestros equipos están investigando y trabajando estrechamente con nuestros socios de la NASA».

Los propulsores SuperDraco están diseñados para empujar a la nave espacial Crew Dragon lejos de un cohete con problemas durante el lanzamiento, y así proteger a la tripulación. Cada motor tiene una cámara impresa en 3D y puede producir hasta 16.000 libras de empuje, con la capacidad de reiniciarse varias veces.

La primera misión de SpaceX Crew Dragon con astronautas, conocida como Demo-2, fue programada no antes del 25 de julio. La NASA dijo a principios de este mes que reevaluaría la fecha de lanzamiento de la misión Demo-2 en las próximas semanas, y ahora se baraja para fines de septiembre o principios de octubre.

Los astronautas veteranos del transbordador Bob Behnken y Doug Hurley están asignados a la misión Demo-2. La NASA otorgó a SpaceX y Boeing contratos multimillonarios en 2014 para desarrollar las naves espaciales Crew Dragon y CST-100 Starliner para transportar astronautas desde y hacia la Estación Espacial Internacional. Desde que se retiró el transbordador espacial, todos los viajes tripulados a la Estación Espacial se han venido realizando con cápsulas Soyuz rusas.