El dibujo hecho con ocre, en una piedra de silcreta hallada en la cueva de Blombos, Sudáfrica
El dibujo hecho con ocre, en una piedra de silcreta hallada en la cueva de Blombos, Sudáfrica - Craig Foster

Un «hashtag» de hace 73.000 años, el primer dibujo de la humanidad

Descubierto en una cueva de Sudáfrica, fue pintado a propósito sobre una roca con un «pincel» de ocre

MadridActualizado:

Un equipo internacional de arqueólogos ha descubierto en la cueva de Blombos, al sur de Ciudad del Cabo (Sudáfrica) el que parece ser el primer dibujo de la humanidad. Se trata de un patrón de líneas cruzadas muy parecido a un «hashtag» trazado con un pequeño «lápiz» de ocre sobre una piedra de silcreta por uno de los nuestros, un Homo sapiens, hace unos 73.000 años. El hallazgo, dado a conocer en la prestigiosa revista «Nature», precede a las creaciones más antiguas conocidas hasta ahora en al menos 30.000 años. Los investigadores desconocen la intención de su autor, pero están convencidos de que el diseño se hizo a propósito, probablemente con un significado simbólico.

Interior de la cueva de Blombos
Interior de la cueva de Blombos- Magnus Haaland

Para descartar que las nueve líneas rojas -seis cruzadas por otras tres- fueran naturales, los investigadores examinaron la pieza con las tecnologías de espectroscopia más avanzadas y un microscopio electrónico. Tras confirmar que, en efecto, habían sido aplicadas, el equipo experimentó con varias técnicas de pintura y dibujo. De esta forma, comprobaron que los trazos fueron creados con un pedazo de ocre rojizo con una punta de entre 1 y 3 milímetros de grosor. Además, la terminación abrupta de las líneas en el borde de la escama sugiere que el patrón se extendía originalmente sobre una superficie más grande y pudo haber sido más complejo en su totalidad.

«Es, sin duda, el primer dibujo conocido de la humanidad», asegura a ABC Francesco d'Errico, de la Universidad de Burdeos en Francia y coautor del estudio. «Existen patrones similares en zigzag más antiguos, como uno marcado en una concha de mejillón de hace 500.000 años hallada en Trinil (Java), atribuido al Homo erectus, pero están grabados, no dibujados», aclara el investigador en referencia a un sorprendente descubrimiento dado a conocer en 2014 y en el que él mismo participó.

Pero, ¿con qué intención se llevó a cabo el dibujo de Blombos? ¿Intentaba comunicar alguna idea? «Es casi seguro que tuvo algún significado para el creador y probablemente formó parte del sistema simbólico común entendido por otros individuos del grupo», señala en un correo electrónico Christopher Henshilwood, de la Universidad de Bergen en Noruega y autor principal del estudio. A su juicio, «también evidencia la capacidad de los primeros humanos para almacenar información fuera del cerebro». Eso sí, ni D'Errico ni Henshilwood se atreven a llamarlo arte. Según investigaciones recientes, las muestras de arte rupestre más antiguas conocidas tienen unos 64.000 años, fueron encontradas en tres cuevas españolas y son atribuidas a otra especie humana, los neandertales.

Como una cruz

Para ambos investigadores, la clave de la importancia simbólica del «hashtag» es que diseños similares se reproducen con diferentes técnicas en el mismo nivel arqueológico y en otros más antiguos de la cueva sudafricana, «lo que cabría esperar en una sociedad con un sistema simbólico. Es como encontrar una cruz en una iglesia, pero también en una casa o como un ornamento personal», explica D'Errico. «No creemos que haya sido un rasguño sin sentido, ya que el mismo diseño se reproduce desde hace 100.000 años en todos los continentes», añade Henshilwood.

Un patrón abstracto grabado, similar al del dibujo, encontrado en el mismo estrato arqueológico en la cueva de Blombos
Un patrón abstracto grabado, similar al del dibujo, encontrado en el mismo estrato arqueológico en la cueva de Blombos - D'Errico / Henshilwood / Nature

El investigador también cree que los sapiens pudieron haber creado dibujos con anterioridad, ya que en Blombos se han encontrado crayones de 100.000 años de antigüedad. A su juicio, «si hicieron grabados antes, no hay ninguna razón por la que no pudieran hacer dibujos. Lo que ocurre es que las líneas dibujadas en piedra son menos duraderas que las grabadas y, simplemente, pudieron no haber perdurado».

Los autores del estudio recuerdan que los símbolos son inherentes a la humanidad. Nos definen hasta tal punto que incluso los llevamos en la piel en forma de tatuajes o nos cubren transformados en adornos o ropas especiales. Sin esta capacidad para transmitir nuestras ideas, no podrían existir el lenguaje, la escritura, las matemáticas, la religión o las leyes. Durante mucho tiempo, los arqueólogos han estado convencidos de que los primeros símbolos aparecieron cuando el Homo sapiens colonizó Europa hace unos 40.000 años. Sin embargo, los últimos descubrimientos arqueológicos en África, Europa y Asia respaldan un surgimiento mucho más temprano. Y este «hastag» primitivo pudo ser el primero dibujado por uno de nuestra especie.