Fotografía tomada en el sitio del descubrimiento de herramientas antiguas en China
Fotografía tomada en el sitio del descubrimiento de herramientas antiguas en China - Zhaoyu Zhu

Los primeros humanos salieron de África cientos de miles de años antes de lo que se creía

Descubren en China herramientas de hace 2 millones de años, la evidencia más antigua de la presencia de homínidos fuera del continente madre

MadridActualizado:

Cómo nuestros ancestros primitivos salieron de África para ocupar otros territorios desconocidos y expandirse por un planeta aún sin explorar es uno de los grandes misterios de la evolución humana. ¿Qué especies de homínidos hicieron ese gran viaje, cuándo y cómo migraron? ¿Por qué lo emprendieron y qué rutas escogieron? Una nueva investigación publicada en la revista «Nature» intenta responder a alguna de estas preguntas. El equipo de arqueólogos que la firma ha descubierto en la localidad de Shangchen, en la meseta de Loess, China, una serie de herramientas de hasta 2,12 millones de años de antigüedad, lo que sugiere que los primeros de la familia humana dejaron el continente madre y llegaron a Asia oriental mucho antes de lo que se pensaba.

Los nuevos artefactos son 270.000 años más antiguos que los de hueso y piedra de Dmanisi, en Georgia, considerados hasta ahora como la evidencia más temprana de la humanidad fuera de África. Se trata de 96 artilugios entre los que hay muescas, raspadores, piedras de martillo o picos. Todos muestran signos de uso y en algunos casos, la piedra ha sido escamada intencionalmente. La mayoría están hechos de cuarcita y cuarzo, que probablemente provienen de las estribaciones de las montañas de Qinling a 5 o 10 km al sur del yacimiento. Los investigadores también encontraron fragmentos de huesos de animales de la misma época, aunque no abordan si esas herramientas fueron utilizadas para procesar su carne.

Meseta de Loess
Meseta de Loess- Z. Zhu

La meseta de Loess cubre aproximadamente 270.000 kilómetros cuadrados. Durante los últimos 2,6 millones de años se han depositado en la zona entre 100 y 300 metros de polvo arrastrado por el viento, conocido como loess. Unos 80 artefactos de piedra se encontraron predominantemente en once capas diferentes de suelos fósiles que se desarrollaron en un clima cálido y húmedo. Otros 16 aparecieron en seis capas que pertenecen a condiciones más frías y más secas. Estas 17 capas diferentes de loess se formaron durante un período que abarca casi un millón de años, lo que indica que los primeros humanos ocuparon la meseta china entre 1,2 y 2,12 millones de años atrás. Pero en lugar de mantener una ocupación continua, la población pudo haber aumentado o disminuido en función del clima.

Un viaje espectacular

El fósil africano más antiguo atribuido al género Homo es una mandíbula hallada en África de 2,8 millones de años, lo que proporciona un tiempo estimado para la salida más temprana posible del continente, aunque, por supuesto, la fecha de partida pudo haber sido posterior. Como explica John Kappelman, del Departamento de Antropología y Ciencias Geológicas de la Universidad de Texas en Austin (EE.UU.), en un artículo que acompaña al estudio en «Nature», «la caminata de aproximadamente 14.000 kilómetros desde África oriental al este de Asia representa un rango de expansión de proporciones espectaculares». A su juicio, la dispersión de los homínidos pudo ser facilitada por el aumento de la población a medida que ocupaban nuevos lugares y también por la necesidad de buscar nuevos recursos. «Con una tasa de dispersión de solo 5-15 km por año, un valor atribuible a los cazadores-recolectores modernos, la distancia entre África y Asia podría haber sido cubierta en solo 1.000-3.000 años»

Para el coautor del estudio Robin Dennell, de la británica Universidad de Exeter, «nuestro descubrimiento significa que ahora es necesario reconsiderar el momento en que los primeros humanos salieron de África». Nuevos hallazgos podrán ayudar a resolver el misterio de esa gran aventura original.