Espetos de Málaga
Espetos de Málaga

Las grandes fiestas gastronómicas del verano en España

Así es la agenda culinaria del verano de España. Color y sabor a raudales marcan este desfile fiestero itinerante

Actualizado:

El mágico fuego que se vislumbra desde cualquier rincón del país levanta el telón del verano. Son las hogueras de la noche de San Juan, presagio de aventuras y de sueños por realizar, las que visten de luces a nuestra piel de toro. Porque es esta estación del año la que reúne en su calendario el mayor número de fiestas y de ferias, muchas de ellas con un marcado acento gastronómico. Me voy a apropiar de uno de los libros escritos al alimón por Jorge-Víctor Sueiro y Amparo Nieto bajo el título de «Galicia, romería interminable», obra que se pergeñó «mientras "Chocolate" abría ostras, guisaba mariscos, amaestraba parrillas y cocía lubrigantes» en una soleada mañana de Vilaxoán, tan sólo unas horas antes de que las llamas estivales rindieran honores al santo Juan con las gloriosas «sardiñadas» que se preparan en las playas de nuestro litoral y mucho más en el de las costas del «telón de grelos». Así que me permito la licencia de ampliar dicho título escribiendo que España se convierte en eso, en una romería interminable y en una veneración por los productos que se ensalzan en cada una de ellas. Y, curiosamente, algunos tienen más de un día en el calendario y diferentes localidades en nuestro mapa. Color y sabor a raudales en este desfile culinario itinerante.

De la cereza a la sidra

Comenzamos en el Valle del Jerte, concretamente Tornavacas (Extremadura), con la feria de la cereza, que se celebra en junio y julio. Después viajamos hasta Asturias para saciarnos de sidra, tanto en el Festival de la Nava del 12 de julio, que este año celebra su 43 edición, como la de Gijón, entre el 16 de agosto y 1 de septiembre.

Galicia, entre el pulpo y el albariño

Homenaje al pulpo en Carballino, Orense
Homenaje al pulpo en Carballino, Orense

En Galicia, el desfile fiestero y culinario no tiene límites e iremos intercalando fechas con romerías destacadas, como la del pan de Cea, con Indicación Geográfica Protegida Europea y Fiesta de Interés Turístico, que conmemora este alimento todos los domingos de julio en el Campo de la Saleta. Su proceso de elaboración artesanal se ha transmitido de generación en generación. La materia prima principal, la harina de trigo, tiene que pasar por hornos tradicionales, de granito y de forma circular, que sólo se pueden calentar con leña. Sin salir de Galicia, en la localidad coruñesa de Mugardos, el 13 de julio se ensalza al pulpo como Dios manda, en una fiesta declarada de interés turístico. Pero este cefalópodo es protagonista de más ferias; la más importante, la de Carballiño (Orense), el 11 de agosto, con esas enormes calderas de cobre rebosantes del molusco y las «pulpeiras» trajinando con maestría. La «xouba» (sardina) adquiere máxima notoriedad el día del Apóstol en Rianxo, así como la tradicional fiesta del Albariño, en Cambados, el 31 de julio; el pimiento de Herbón, el 2 de agosto; el bonito de Burela, el 3; la almeja de Carril, el 10; la queimada popular de Cervo, en Lugo, el 17; la empanada de Bandeira, en Pontevedra, el 24, y la patata de Coristanco el último domingo de agosto. Pero hay muchas más…

Tomates, espetos, ajo

Retrocediendo en el calendario, al ajo se le rinde homenaje en Las Pedroñeras (Cuenca) el 26 de julio y a la longaniza de Graus (Huesca), el 27. Málaga se llena de espetos en sus fiestas patronales de agosto. Famoso es el cangrejo de río en Herrera de Pisuerga (Palencia) y, en Buñol (Valencia), cada vez más gente disfruta de la Tomatina, esa batalla campal de excelsos tomates que se celebra el 28 de agosto.

Ternasco de Aragón

A finales de ese mes tiene lugar también la Fiesta del Cordero de la estación de esquí de Aramón Cerler, que en 2019 vivirá su decimotercera edición. El festival gastronómico, considerado uno de los mejores en nuestro país, honra a la figura del ganadero y a la importancia que supone su figura para el mantenimiento de las pistas y la montaña. Treinta corderos de ternasco de Aragón son asados al espeto durante cinco horas y saboreados después por todos aquellos que quieran participar en la cita culinaria.

Tiempo de vino

Fiestas de San Mateo en Logroño
Fiestas de San Mateo en Logroño

A partir de septiembre, la uva y el vino inundan los festejos, que culminan en San Mateo, con el fin del verano. Ahí tenemos la celebración de la filoxera (la primera dedicada a una plaga) de Sant Sadurní d’Anoia. El insecto arrasó los viñedos en 1887 y, desde 1982, cada 7 y 8 de septiembre se le vuelve a vencer en una peculiar escenificación donde no faltan el cava, el fuego y la música. La filoxera, provista de un aguijón, chupa la savia de las raíces de las cepas hasta matarlas en poco tiempo, por lo que resulta letal para las cosechas. Un poco más tarde, durante la semana del 21, tiene lugar la mencionada festividad de San Mateo en Logroño. Las celebraciones de este festival gastronómico arrancan con el disparo del cohete y continúan en los chamizos, locales habilitados por las peñas locales en los que se ofrece zurracapote, bebida similar a la sangría y que suele beberse en porrón. Aunque no tiene ningún coste para el visitante, nunca está de más una pequeña propina en el bote habilitado para ello.

Cocido en Cantabria, marisco en O Grove

Pero no es vino todo lo que se festeja en septiembre. El primer domingo tiene lugar la Fiesta del Cocido Montañés en el corazón del Parque Natural del Saja-Besaya, en Cantabria. En un paraje natural sin comparación, se sirven raciones gratuitas de esta especialidad cántabra, a base de cerdo, alubias, repollo, berza y patatas locales. Para rematar, del 3 al 13 de octubre, la Fiesta del Marisco de O Grove. Este municipio pontevedrés de las Rías Baixas se convierte en el mayor exponente del turismo gastronómico y la pesca, los dos pilares básicos de su economía. Cocina en vivo, sesiones de vermut o concursos de platos elaborados con mejillones son algunas de las actividades programadas para esos días. Declarada de Interés Turístico Nacional en la década de los ochenta, este año alcanza su edición número 56 y se espera, de nuevo, batir récords de asistencia.

En el País Vasco

La gastronomía es objeto de culto en San Sebastián, cuna de la llamada "nueva cocina vasca", que brinda a los visitantes una de las mejores experiencias culinarias del mundo. Esa pasión se respira con especial intensidad en las sociedades gastronómicas que se asientan en la capital guipuzcoana, como Urtoki o Santiagomendi, en las que son los propios socios y acompañantes quienes llevan y preparan los productos. Al margen de las actividades y "tours" que se encuentran disponibles durante todo el año, la ciudad organizará entre el 5 y el 7 de septiembre el «Basque Beer Fest» y el «Sagardo Eguna», día de la sidra, que sirven como colofón al verano, imforma Adrián Materos.

El fervor por la cocina, en cualquier caso, se extiende por toda la provincia. Para los turistas gastronómicos, la primera parada obligada es la de Orio, municipio que, entre el 11 y el 14 de este mes de julio, acogerá la duodécima edición de la fiesta del Besugo. En Fuenterrabía, todos los viernes de julio y agosto se celebra el festival de Cesta Punta y Gastronomía, que aglutina comida tradicional y torneos de pelota vasca. Ya en septiembre, las localidades guipuzcoanas de Zumaya y Zarauz celebrarán, respectivamente, el Día del Pulpo y el del Txakoli, que tendrán lugar los días 14 y 15.

En Andalucía

Sin necesidad de bandos ni ordenanzas, Andalucía es, en sí misma, un festival gastronómico durante el verano. Manda el mar y los chiringuitos se convierten de forma espontánea en el centro de la fiesta al que es necesario peregrinar.

No obstante, también hay otras citas de relieve que hay que tener en cuenta. Por el nivel de consolidación que ha adquirido merece la pena detenerse en el Tío Pepe Festival que, además de un formidable espectáculo musical, constituye una inmersión en el principal conjunto patrimonial del fino andaluz. Al margen de una cuidada agenda de conciertos, las bodegas jerezanas ofrecen los días 7, 8 y 12 de agosto sus «Cenas con las estrellas», de la mano de los distinguidos cocineros Toño Pérez, Ricard Camarena y, al alimón, Óscar García y Víctor Martín, informa Fernando del Valle.

Más allá, y aunque no sean fechas de grandes celebraciones organizadas, también se dan otros eventos relacionados con los productos de la tierra. Así, los primeros compases de la vendimia de este año ya se celebran en la Fiesta del Vino de Cómpeta, en Málaga, el 15 de agosto; en la Fiesta de la Uva de Iznate, en esta misma provincia, el primer sábado de ese mes, o la romería del vino de Alhama de Granada, también el 15 de agosto. Todo sea por ir preparando el cuerpo para convocatorias más grandes como la Fiesta de la Vendimia de Montilla, en Córdoba, ya un poco más hacia adelante, en la primera semana de septiembre.

Del mar, los días 26 y 27 de julio en la localidad gaditana de Sanlúcar de Barrameda se celebra la segunda feria del langostino (en el recinto de las carreras de caballos). Sin salir de Cádiz, también destacable es la Fiesta de la Urta de Rota, entre el 1 y el 4 agosto. Además de actividades culturales, se celebra un concurso de cocina relacionado con la urta a la roteña, la principal receta con este pescado que ha dado esta población.

En la Comunidad Valenciana

Paella en Sueca
Paella en Sueca

La localidad valenciana de Sueca, cuna del arroz por excelencia, alberga la fiesta gastronómica más longeva de España. Desde 1961, celebra cada septiembre el concurso internacional de paella, considerado como el «campeonato mundial» del tradicional plato. Aunque en sus orígenes se trató de una competición para aficionados, en la actualidad congrega a profesionales de todo el planeta que pugnan por elaborar la mejor paella a leña con la receta auténtica a base de pollo, conejo, caracoles y verdura. La semifinal, de hecho, se celebró el pasado mes de mayo en Estados Unidos. La cita de este año es el día 15 pero, durante la primera quincena, la localidad organiza actividades en torno a su «oro blanco» agrupadas en las conocidas Fiestas del Arroz, informa Alberto Caparrós.

También ese mes llegan a Requena las Fiestas de la Vendimia. Una tradición que permite degustar esa otra gastronomía típica valenciana más allá de la paella, con los vinos y cavas de la Denominación de Origen Utiel-Requena y los embutidos artesanales.