Cómo hacer buñuelos en casa y otras recetas dulces de Todos los Santos

Buñuelos, huesos de santo, panellets y bizcocho de calabaza: cuatro postres para celebrar una fiesta con mucha tradición

Actualizado:

El 1 de noviembre se celebra el Día de Todos los Santos, una fiesta donde se recuerda a los difuntos y se brinda por su descanso eterno. Son muchas las tradiciones alrededor de este día y la gastronomía tiene su particular apartado. Buñuelos, huesos de santo, panellets y más recientemente el bizcocho de calabaza son algunas de las recetas con las que darse un dulce capricho en este día festivo.

1234
  1. Buñuelos de viento

    Los buñuelos de viento son un postre clásico para cerrar una buena comida de Todos los Santos. Este dulce, en forma de bola y elaborado a base de harina, huevos y leche llena los escaparates de las pastelerías de toda España y puede llegar a rondar los 30 euros el kilo. Una alternativa es hacerlos en casa.

    Su preparación no es demasiado complicada pero como siempre en repostería hay que medir bien los ingredientes para conseguir la masa correcta. Lo primero será mezclar bien la harina, los huevos, la leche, la margarina, la sal, el azúcar y anís, en un recipiente, y dejar reposar al menos durante una hora.

    Pasado ese tiempo podremos hacer pequeñas bolas ayudándonos con una cuchara (como si hiciéramos croquetas).

    Es el momento de freír en abundante aceite caliente hasta que estén doradas. Al sacarlas y para quitar el exceso de aceite se pondrán en papel de cocina para que absorba la grasa.

    Se pueden servir sin relleno tan solo con azúcar por encima aunque los más golosos preferirán buñuelos de crema, chocolate o nata. Un secreto para aquellos que no quieran pasar más tiempo en la cocina es hacer el relleno a base de natillas en sobre pero dejándolas más espesas. Para los que prefieran nata se puede comprar en el supermercado.

    Ingredientes:

    6 huevos

    200 gr. de harina de trigo

    150 gr de mantequilla

    1/4 litro de leche

    50 gr. de azúcar

    5 gr de sal

    Azúcar y canela para espolvorear

    Aceite para freír

  2. Huesos de Santo

    Nada más típico para celebrar la fiesta del Día de Todos los Santos que los huesos de santo, un postre elaborado a base mazapán que se prepara en forma de canuto relleno.

    Para hacer el mazapán lo primero es hacer un almíbar con agua y azúcar e ir añadiendo poco a poco la almendra molida hasta conseguir la masa.

    Con las yemas separadas de las claras haremos, en otro recipiente, un nuevo almíbar con agua y azúcar que echaremos sobre las yemas de huevo. Esta segunda mezcla la juntamos con el primer almíbar y se calentará al baño maría hasta que espese sin que llegue a hervir para que no se eche a perder el mazapán.

    Con un rodillo amasamos el mazapán espolvoreando con azúcar glasé. Haremos tiras para posteriormente hacer los canutillos que se rellenarán con la pasta de yema.

    Ingredientes:

    200 gr. de azúcar

    150 gr. de almendra molida

    100 ml. de agua

    Azúcar glasé

    100 grs. de azúcar

    4 yemas de huevo

    50 gr. de agua.

  3. Panellets

    Los panellets son un dulce tradicional en Cataluña y Baleares, preparado para consumirlo el 1 de noviembre, festividad de Todos los Santos.

    Lo primero que hay que hacer para preparar este dulce es separar la yema de la clara esta última se llevará a punto de nieve con una pizca de sal.

    Por otro lado en un recipiente colocamos las almendras mezcladas con el azúcar, la ralladura de un limón, y la clara montada y remover hasta conseguir una masa homogénea que se dejará reposar al menos dos horas.

    Con ayuda de una cuchara se hacen bolitas que se cubrirán de piñones y se pintarán con la yema de huevo. Se meterán en el horno, previamente recalentado a 200 grados, hasta que estén doradas.

    Ingredientes:

    250 gr. de almendras molidas

    200 gr. de piñones

    250 gr. de azúcar glas

    2 cucharadas de agua

    1 limón

    1 huevo

  4. Bizcocho de calabaza

    El bizcocho de calabaza es un postre que cada día toma más presencia en los hogares españoles durante los meses de octubre y noviembre, época donde la calabaza es la protagonista.

    Este bizcocho es una adaptación del tradicional bizcocho de yogur al que se le añade calabaza. Lo primero que hay que hacer es batir los huevos en un recipiente (el vaso de la batidora suele quedarse pequeño) y añadir el yogur natural. El vaso del mismo se utiliza como medida para el resto de los ingredientes. Ir añadiendo harina, levadura, azúcar y aceite. Por último se añade la calabaza ya desecha para lo cual corta la calabaza en trozos y métela 3 minutos en el microondas para poder quitar la piel. Una vez pelada vuelve a meter los trozos 5 minutos en el microondas hasta hacer un puré.

    Batir todo bien hasta que la mezcla quede sin grumos. Dejar reposar 10 minutos y volcar en un recipiente para el horno. El bizcocho estará listo en 40-45 minutos a una temperatura de 180 grados.

    Ingredientes:

    1 yogur natural

    3 huevos

    3 medidas de yogur de harina

    2 medidas de yogur de azúcar

    1 medida de yogur de aceite de oliva

    1 sobre de levadura en polvo

    Mantequilla para el molde

    300 gr de calabaza

    30 gr de jengibre fresco