Un miembro del equipo de seguridad llama a la puerta del consulado saudí en Estambul
Un miembro del equipo de seguridad llama a la puerta del consulado saudí en Estambul - Afp

Los últimos detalles del atroz final de Jamal Khashoggi

La inteligencia turca entregado a EE.UU. grabaciones que revelan la tortura y ejecución del periodista saudí, que fue desmembrado y sus restos diluidos en un potente ácido

WashingtonActualizado:

Analizando las imágenes de 150 cámaras de seguridad, la inteligencia turca ha localizado catorce vehículos que entraron en el consulado saudí de Estambul el pasado 2 de octubre -el día en que accedió a la legación diplomática a solicitar una documentación el periodista Jamal Khashoggi, desaparecido desde entonces- y salieron el mismo día. Por la tarde salió del consulado una furgoneta negra que entró en un bosque situado seis kilómetros al norte. Este jueves las autoridades turcas registraron una de las entradas del parque, que tiene más de 5.000 hectáreas.

Un potente ácido. La inteligencia turca ha entregado a EE.UU. varias grabaciones de sonido que revelan la tortura y ejecución de Khashoggi, que fue desmembrado y sus restos diluidos en un potente ácido. Estos no se han localizado aún.

Grabación. En una grabación se oye al cónsul quejarse: «Hacedlo fuera. Me vais a meter en un lío». Uno de los agentes saudíes le responde: «Cállate. Si quieres seguir con vida cuando vuelvas a Arabia Saudí, cállate».

Huida. El cónsul, Mohamed al Otaibi, abandonó Turquía el lunes y ha sido relevado de sus funciones. Las autoridades saudíes aseguran que le están investigando.

Descuartizamiento. El médico Salah al Tubaigy, jefe forense de los servicios de seguridad saudíes, fue quien descuartizó a Khashoggi. En un momento dijo a los demás hombres: «Poneos los cascos y escuchad música. Cuando hago esto, escucho música. Así se rebaja la tensión».

Estaba vivo. Según la inteligencia turca, Al Tubaigy comenzó a despedazar al periodista cuando aún estaba vivo, y a este se le oye gritar en las grabaciones. Le cortaron primero los dedos de una mano, y luego lo decapitaron.

Quince presuntos asesinos. En total, viajaron a Estambul quince saudíes, varios de los cuales han acompañado al príncipe heredero Mohamed bin Salman en visitas oficiales. Uno de ellos, Maher Mutreb, estuvo con él en España en abril. Una grabación revelada ayer le muestra entrando en el consulado a las 09.55.