El presidente Emmanuel Macron, en Notre Dame después del incendio
El presidente Emmanuel Macron, en Notre Dame después del incendio - AFP

Macron prohíbe las manifestaciones cerca de Notre Dame por miedo a los chalecos amarillos

El gobierno francés teme un sábado de vandalismo en París

Corresponsal en ParísActualizado:

El gobierno francés teme un sábado de vandalismo en París. Se han prohibido todo tipo de manifestaciones en los alrededores de la catedral de Notre Dame. Christophe Castaner, ministro del Interior, ha declarado temer «manifestaciones violentas» de 1.000 a 2.000 jóvenes que utilizan la franquicia de los chalecos amarillos para lanzar operaciones de vandalismo violento.

Desde el estallido de la crisis de los chalecos amarillos, a mediados del mes de noviembre pasado, los estallidos de violencia callejera, acompañada de incendios, han sido un «ritual» inquietante, en el que han participado grupúsculos de extrema derecha y extrema izquierda, difíciles de diferenciar con cierta frecuencia.

Tras el saqueo y vandalismo contra el Arco del Triunfo, símbolo emblemático del patriotismo francés, en París, a primeros de diciembre, Emmanuel Macron tomó la decisión de prohibir las manifestaciones en los Campos Elíseos. Tras el incendio accidental de la catedral de Notre Dame, el presidente de la República ha decidido ahora prohibir todo tipo de manifestaciones en los alrededores de la catedral, frecuentados a toda hora por decenas de millares de turistas de cinco continentes.

Grupúsculos amarillos de las «familias» más radicales habían lanzado un ultimátum antes del incendio de Notre Dame. La tragedia del incendio no ha modificado esa inflamable «convocatoria». La prefectura de París teme la presencia en la capital de 10.000 a 15.000 manifestantes, entre los que pudieran encontrarse de 1.500 a 2.000 violentos.