El vicepresidente del Consejo Militar Transitorio, Mohamed Hamdan Dagalo, Hemedti, y el líder de la opositora Alianza para la Libertad y el Cambio, Ahmad al-Rabiah, tras la firma del acuerdo
El vicepresidente del Consejo Militar Transitorio, Mohamed Hamdan Dagalo, Hemedti, y el líder de la opositora Alianza para la Libertad y el Cambio, Ahmad al-Rabiah, tras la firma del acuerdo - Efe
África

La junta militar de Sudán y la oposición firman un acuerdo para compartir el poder los próximos tres años

El acuerdo establece la creación de tres órganos: el Consejo Soberano, el gobierno y el Parlamento

Corresponsal en JohannesburgoActualizado:

La junta militar de Sudán y la Alianza por la Libertad y el Cambio (ALC), han acordado un gobierno de transición para los próximos tres años. Después de romper las negociaciones en varias ocasiones y numerosos retrasos, las dos partes implicadas firmaron un esperanzador acuerdo para compartir el poder y romper así con el estancamiento político desde la caída del expresidente Omar al Bashir el 11 de abril. La transición durará un período de un poco más de tres años, hasta la celebración de las elecciones en 2022.

La «declaración política» se firmó a primera hora de la mañana del miércoles tras una intensa noche de negociaciones en Jartum, la capital del país y escenario de la peor masacre contra los manifestantes que pedían un gobierno civil tras el derrocamiento de al-Bashir. El acuerdo establece la creación de tres órganos: el Consejo Soberano, el gobierno y el Parlamento.

El documento, que tiene 22 cláusulas, detalla que el nuevoconsejo estará formado por 11 miembros, seis de los cuales serán civiles y los otros cinco forman parte del Consejo Militar de Transición (TMC). Los primeros 21 meses un militar presidirá dicho organismo y luego lo liderará un civil los siguientes 18 meses. Por su parte, el gobierno estará formado por un primer ministro -un civil-, quien será el encargado de nombrar a un máximo de veinte ministros. Los militares elegirán a los titulares de Defensa e Interior.

El pacto para la formación de este nuevo órgano fue alcanzado a principios de mes, pero la brutal represión de un sector de los militares todavía estaba en la retina de los manifestantes. Las fuerzas de seguridad dispersaron una sentada de manifestantes el 3 de junio causando la muerte de al menos 128 personas, según la alianza de la oposición. Por su parte, las autoridades estimaron que la cifra fue de 61 fallecidos, entre los que incluían tres miembros del ejército. Este fatídico episodio será investigado por parte del nuevo organismo, según confirmaron ambas partes aunque se desconocen los detalles.

A pesar de que la firma del acuerdo supone un gran avance, todavía quedan temas importantes que negociar como la redacción de la nueva Constitución que pondrá punto y final a las leyes del régimen militar de al-Bashir. Según un mediador de la Unión Africana, el viernes se podría firmar la declaración constitucional. Otro punto polémico es la «inmunidad absoluta» que el TMC había pedido para los miembros del consejo soberano y ejecutivo; algo que el movimiento de protesta no está dispuesto a consentir.

Sudán ha sufrido tres transiciones en las últimas seis décadas.