La canciller alemana, Angela Merkel
La canciller alemana, Angela Merkel - EFE

Alemania llama a la UE a la suspensión de venta de armas a Arabia Saudí

España es el cuarto proveedor de armas a Riad, con el 24 por ciento de las ventas

Corresponsal en BerlínActualizado:

El Ministerio de Exteriores alemán convocó ayer al embajador de Arabia Saudí en Berlín, según confirmó la portavoz Maria Adebahr, después de que la canciller Merkel anunciase que no autorizará la exportación de más armas a Riadhasta que se aclare la muerte del periodista Jamal Khashoggi. La gran coalición debe decidir todavía si mantiene la entrega del armamento ya comprometido pero pendiente de enviar. Mientras tanto, Berlín desea promover entre los socios europeos una suspensión de conjunto. El ministro alemán de Economía, Peter Altmaier, instó ayer a la UE a defender una posición común ante Arabia Saudí. «Solo en el caso de que todos los países europeos estén unidos podrán hacer mella en el Gobierno de Riad», declaró, señalando que la suspensión alemana «no tendría ningún efecto positivo si nosotros dejásemos de vender armas pero otros países ocupasen ese hueco». La ministra austríaca de Exteriores, Karin Kneissl, ha apoyado la iniciativa alegando que un «incidente tan grave no debería quedar sin consecuencias, especialmente en lo que respecta a las relaciones de la UE». Desde Bruselas, sin embargo, se advierte que hay disparidad de opiniones entre los países miembros.

«Las consultas se están manteniendo en diferentes niveles y contextos. En relación con las armas, tenemos una posición común: la responsabilidad final es de los Estados miembros y está en sus manos», dijo ayer la portavoz de Exteriores del Ejecutivo comunitario, Maja Kocijancic, quien indicó por otra parte que las licencias de exportación deben denegarse «cuando exista un riesgo manifiesto de que el receptor previsto pueda utilizar la tecnología o los equipos militares para agredir a otro país».

Por unanimidad

Según el informe europeo más reciente, publicado en febrero y correspondiente al año 2016, 15 países de la UE (Austria, Bélgica, Bulgaria, República Checa, Dinamarca, Finlandia, Francia, Alemania, Italia, Holanda, Polonia, Rumanía, España, Suecia y Reino Unido) vendieron armas a Arabia Saudí durante ese ejercicio. Los Estados miembros pueden optar por imponer un embargo total de armas a un país concreto, pero esta decisión debe tomarse por unanimidad de los 28 y, según confirman fuentes comunitarias, no es algo que se esté considerando.

Arabia Saudí es el tercer país del mundo que más dinero dedica a defensa. Obtiene casi dos tercios de sus armas de Estados Unidos, según el Instituto Internacional para la Paz de Estocolmo (SIPRI), que calcula que España es el cuarto proveedor con el 2,4 % de las ventas.

Las empresas alemanas han vendido armas en lo que vade año por valor de 416,4 millones de euros a Arabia Saudí, lo que convierte a este país en su segundo mayor receptor, después de Argelia con741,3 millones de euros en entregas. El presidente de la multinacional alemana Siemens, Joe Kaeser, canceló ayer su participación en la «Iniciativa de Inversión Futura» (FII) que se celebra en Riad este mes, también conocida como el «Davos del Desierto», explicando que «Siemens es un socio confiable y comprometido con El Reino, pero por ahora, la verdad debe salir a la luz y se debe hacer justicia». «Nosotros por nuestra historia sabemos a qué puede conducir si no habla hasta que es demasiado tarde», añadió en referencia al nazismo. La empresa alemana es uno de los mayores patrocinadores de esta conferencia, con la que el reino saudí pretende llamar la atención sobre su Vision 2030, plan para abrirse a inversiones extranjeras y diversificar su economía, muy dependiente del petróleo. Siemens está construyendo en la actualidad dos grandes proyectos en Arabia Saudí, como la nueva línea de metro de Riad.