La historia del «Black Friday», entre el comercio de esclavos y la crisis económica de 1869

Son muchas las teorías del origen del día de mayores ventas del año en Estados Unidos y todo el mundo

MADRIDActualizado:

Ya sabemos, el « Black Friday», la gran fiesta del consumo en todas las ciudades de Estados Unidos y, por extensión, de medio mundo. Millones de personas arrasando los grandes centros comerciales, mientras las páginas web de las grandes echan humo y revientan de ceros sus cajas registradoras. Récords de ventas, rebajas sorprendentes... el ritual consumista que se repite cada año. Pero, ¿es algo reciente? ¿Un invento de la era internet? Ni mucho menos.

El término de «Black Friday» no nació ni siquiera para referirse al comienzo de las rebajas navideñas. Tampoco surgió en los siglos XX o XXI, es anterior. Según un disparatado bulo que circula en las redes sociales, este día tiene su origen en la esclavitud en Estados Unidos. Aunque nunca ha sido confirmado, se dice que coincidía con el día después de Acción de Gracias, cuando los comerciantes de esclavos eran vendidos a un precio muy rebajado para la temporada de invierno.

Otro dato más concreto sitúa su origen hace casi 150 años, en concreto, durante la crisis económica que se originó el viernes 24 de septiembre de 1869. Fue esa la primera vez que se usó la expresión de «viernes negro», después de que dos implacables financieros de Wall Street, Jay Gould y Jim Fisk, fallaran en su intento de acaparar todo el mercado del oro en Wall Street. Estos dos agentes de bolsa representaron a la perfección el papel de lo que se conocía como «bucaneros financieros».

Colapso circulatorio en Filadelfia

Su turbia maniobra incluyó una alianza abierta con Boss Tweed, un famoso político de Nueva York. Los tres se vieron inmiscuidos en un soborno que incluía la compra de algunos jueces. Pero el plan falló y todo culminó en el fatídico «viernes negro» en el que muchos inversores se arruinaron. Fisk y Gould, curiosamente, se libraron de sufrir daños financieros significativos durante aquel escándalo, pero el primero acabó siendo asesinado tres años después.

El término volvió a ser usado un siglo después. Esta vez hacía referencia al colapso circulatorio que sufrieron, en 1966, las carreteras de Filadelfia, la jornada después del Día de Acción de Gracias. Si atendemos a esta fecha, que es la que habitualmente suele indicarse como el origen del «Black Friday» estadounidense, hace dos años se celebró el cincuenta aniversario.

Sin embargo, el término no se exportó a los otros Estados del país hasta 1975. Su connotación comercial, sin embargo, no llegó hasta años después para referirse al repunte de ventas que experimentaban los negocios ese día, el cual se estableció en Estados Unidos como el inicio de la temporada de rebajas navideñas. Un día en el que los pequeños comercios conseguían transformar los números rojos en números negros, a través de importantes descuentos y promociones y la consecuente avalancha de consumidores.

Nueva York, en 1975

«The New York Times» también usó el famoso término el 19 de noviembre de 1975, con la intención de referirse al problema circulatorio que se originó en Nueva York a raíz de los descuentos del día posterior a Acción de Gracias. Eso hizo que se popularizara aún más.

A consecuencia de ello, los negocios comenzaron a estirar al máximo sus horarios comerciales de cara al «Black Friday», abriendo de madrugada y cerrando a medianoche. Les fue tan bien que, de 1993 a 2001, ocupó entre el quinto y el décimo puesto del ranking de los días con más ventas del año. El primer puesto le pertenecía al sábado antes del día de Navidad, hasta que, en 2003, el famoso «viernes negro» le robó el mérito hasta hoy. El récord de recaudación se alcanzó en 2013, cuando 141 millones de personas se gastaron una media de 407 dólares cada una. Un total de 57.000 millones de dólares en un día y sólo en Estados Unidos. En 2014, las ventas cayeron moderadamente, aunque llegaron hasta los 50.000 millones, marcando una oscura marca en la venta de armas: 175.000.

«Black Friday», en España

El «Black Friday» no se instaló en España hasta el verano de 2012. No hubiera podido ocurrir antes porque los periodos de rebajas estaban regulados por ley antes de esa fecha. El objetivo era proteger a los pequeños comercios de las grandes superficies y estaba prohibido iniciar la época de rebajas navideñas antes de lo establecido, que nunca era el «viernes negro», sino después. Hace cinco años el Gobierno suprimió esta medida proteccionista y delegó en los comerciantes toda la responsabilidad del inicio de la época de rebajas. Esta será la sexta edición en el país.

El primer año tuvo una acogida relativamente modesta. Las marcas no vieron entonces el beneficio a esta moda. En 2013 fue cuando se introdujo con mayor fuerza a través de la publicidad de grandes empresas como El Corte Inglés o Amazon, que se sumaron con éxito a la tradición del «Black Friday». Un año después creció gracias a la incorporación de otras plataformas de venta online y de otros muchos negocios. En 2015 su popularidad fue tal que más de dos millones de personas compraron en España ese día, gastando una media 150 euros. ¿Recaudación? Más de 300 millones de euros en un solo día.... casi nada.

No hay que olvidar que en España decidieron unir el «Black Friday» con el « Cybermonday», dedicado exclusivamente a las tiendas de comercio electrónico y que se celebra el lunes siguiente. Así, mientras Estados Unidos el «viernes negro» es solo un día, aquí suman cuatro con el fin de semana de por medio. Una forma perfecta de exprimir la gallina de los huevos de oro al máximo.