Las nueces son frutos secos cardiosaludables y saciantes - \Video: Los beneficios de los frutos secos

Los inesperados beneficios que lograrás con un puñado de frutos secos al día

A pesar de la creencia popular, su alto contenido calórico no está asociado al aumento de peso y su consumo moderado ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares

Actualizado:

Ni patatas fritas, ni chocolatina, ni unas galletitas... Si a media mañana o a media tarde te entran ganas de picar algo, tu mejor opción es tomar un puñado de frutos secos (nueces, avellanas, almendras, pistachos, piñones, anacardos, etc). Para que resulten aún más saludables la clave es que los elijas sin sal ni azucar y los consumas crudos o ligeramente tostados, pues su valor calórico total dependerá del tratamiento culinario que se le haya dado (si se fríen o se le añaden azúcares este valor será mucho mayor). Sin embargo, aunque sea habitual pensar que son alimentos muy calóricos «per se» y deben ser tomados en poca cantidad para evitar engordar, lo cierto es que, según revela Elena Aguilar, doctora en Nutrición del Colegio Profesional de Dietistas-Nutricionistas de Madrid (Codinma); existe evidencia científica suficiente para afirmar que los frutos secos no propician un aumento de peso si se incluyen en su forma natural o tostados y en el marco de una dieta variada. «Una ración diaria de frutos secos equivaldría a un puñado de ellos, es decir, unos 30 gramos», precisa.

Los frutos secos poseen bajo contenido en agua y alto en hidratos de carbono complejos, proteínas, fibra insoluble y grasa de la familia de los omega 3 y omega 6. Según si predomina el almidón o la grasa, se clasifican en amiláceos (castaña) o en oleaginosos (almendra, nuez, avellana, pistacho...). En estos últimos, según afirma la Dra. Aguilar, prevalecen los ácidos grasos monoinsaturados, especialmente el ácido oleico. Tienen vitaminas del grupo B (ácido fólico), vitamina E, potasio, calcio, magnesio y sustancias fitoquímicas con efectos beneficiosos para la salud.

A la hora de elegir los frutos secos que vamos a consumir, la experta sorprende con una curiosidad. Y es que a pesar de la creencia popular, el cacahuete no es un fruto seco, sino una legumbre, puesto que pertenece a la familia de las «fabaceae» como las judías, los garbanzos o la soja. «Sin embargo, sus características nutritivas son similares al resto de frutos secos, de ahí que tienda a englobarse con ellos», argumenta.

Saciantes y cardiosaludables

Entre los beneficios del consumo de fruto secos la experta de Codinma afirma que ha quedado suficientemente probada la relación de su consumo con la prevención de enfermedades cardiovasculares como cardiopatía coronaria, diabetes mellitus, resitencia a la insulina, hiperinsulinemia, hipertensión o hipercolesterolemia. «Esto podría deberse al papel que juegan en la regulación de los procesos inflamatorios y de estrés oxidativo, así como sobre la función de endotelio», detalla Aguilar.

Uno de los estudios más relevantes que se están llevando a cabo en este sentido es el multicéntrico PREDIMED-PLUS (Prevención con Dieta Mediterránea), que valora el efecto habitual de frutos sencos en la prevención de las enfermedades cardiovasculares.

Su alto contenido en fibra confiere a los frutos secos una gran capacidad saciante y esto que hace que se recomienden en las dietas de pérdida de peso.

Riesgo para los alérgicos

Además de hablar de sus beneficios, es importante aclarar, tal como señala Elena Aguilar, que los frutos secos poseen un carácter potencialmente alérgenico y que los sujetos alérgicos a ellos lo suelen ser de manera crónica.

Otro de los aspectos que hay que tener en cuenta es, según afirma la Dra. Aguilar, es su gran prevalencia de reactividad cruzada entre alérgenos (los alérgicos a frutos secos suelen serlo a varios de ellos) y que provocan reacciones dosis-dependientes; es decir, que la simple ingesta de trazas o el consumo de un alimento que haya tenido contacto con frutos secos durante la manipulación o cocinado puede conllevar la génesis de anafilaxia. En este sentido, la experta destaca que desde 2011 deben ser incluidos en el etiquetado y en la carta de restaurantes, al igual que sucede en el caso de otros 13 alérgenos,para disminuir el riesgo de desarrollo de sintomatología adversa en la población alérgica.

Atención con los niños y mayores

No se recomienda el consumo sin triturar en los niños menores de tres años (y a partir de esa edad, con supervisión de un adulto), ni tampoco en los adultos con algún tipo de patología que afecte a la deglución (como enfermedades neurodegenerativas) por el riesgo de atragantamiento, según revela la experta de Codinma. Asimismo, explica que ciertas enfermedades gastrointestinales pueden requerir el control del consumo de fibra, por lo que un profesional tendría que valorar la presencia de frutos secos en la alimentación.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia