María Jiménez
María Jiménez - Gtres
Sálvame

María Jiménez, última hora sobre su salud: «Hablan de estado crítico»

La cantante fue trasladada el pasado lunes al hospital Virgen del Rocío de Sevilla

MadridActualizado:

María Jiménez atraviesa uno de los momentos más decisivos de su vida. La cantante ingresaba hace ya casi un mes en el Hospital San Rafael de Cádiz, donde tuvo que ser intervenida de urgencia por una obstrucción intestinal. Pese a que en un primer momento el pronóstico fue favorable y se esperaba que abandonara el centro médico unos días después, ciertas «complicaciones infecciosas» hicieron que tuviera que permanecer en la Unidad de Cuidados Intensivos.

La preocupación por el estado de salud de la cantante y las numerosas informaciones que se han vertido al respecto hicieron que su hijo, Alejandro Sancho, se pronunciara al respecto y que incluso su entorno familiar compartiera las actualizaciones de su parte médico a través de su perfil oficial de Instagram. El último comunicado se publicó en la red social hace seis días y esta ausencia de noticias ha sido tomada con gran preocupación.

Este lunes, por otro lado, se conocía que Jiménez había sido trasladada al Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, un movimiento que no ha hecho sino avivar los rumores que señalan que el estado de la cantante habría empeorado.

Por su parte, el reportero José Antonio León, que ha permanecido en las inmediaciones del hospital, y en contacto con miembros de la familia durante las últimas semanas, habló ayer por teléfono con «Sálvame» y aseguró que María Jiménez se encontraría en «estado crítico», que la situación se habría agravado y que su entorno prefiere guardar silencio. Habló, incluso, de «pronóstico reservado».

Todas las miradas están ahora puestas en el perfil oficial de las redes sociales de la cantante, donde se espera que, próximamente, su familia vuelva a ofrecer alguna actualización sobre la evolución de su salud.

Casi un mes ingresada

María Jiménez fue intervenida de urgencia el pasado 2 de mayo en el Hospital San Rafael de Cádiz, donde ingresó con una obstrucción intestinal por un «proceso no maligno», presentando una evolución favorable en los primeros días. Posteriormente, tal y como informaron desde el centro médico, surgieron «complicaciones infecciosas agravadas por sus problemas circulatorios crónicos y metabólicos». Tras un nuevo ingreso en la UCI permaneció «bajo intubación orotraqueal y conectada a ventilación mecánica».

Sus familiares confirmaron días después que los médicos habían decidido retirarle la sedación para intentar extubarla si era posible y mantenía buenas constantes, pero recalcaron que el pronóstico seguía siendo grave. Posteriormente, se conoció la noticia de su traslado hospitalario a Sevilla.