Victoire Maçon Dauxerre
Victoire Maçon Dauxerre - Redes sociales / Facebook

FacebookUna de las top más solicitadas desvela la pesadilla que vivió en el mundo de la moda

Victoire Maçon Dauxerre tiene 23 años, ha sido una de las 20 modelos más demandadas y ha escrito un libro donde cuenta todo su sufrimiento en la pasarela: «Sólo pude comer 3 manzanas al día durante 8 meses»

MadridActualizado:

Victoire Maçon Dauxerre (23), una ex modelo francesa que desfiló para reconocidas marcas como Alexander McQueen, Miu Miu y DKNY, ha estado entre las 20 más demandadas del mundo y tras una dura lucha contra la anorexia y gran superación personal, se ha atrevido a contrar su experiencia en su libro «Jamás se es demasiado delgada. Diario de una top-model», para así poder ayudar a otras jóvenes que pasen por una situación similar y vean que se puede salir de ese mundo.

Victoire Maçon
Victoire Maçon- Facebook

Maçon empezó su carrera como modelo a los 18 años y rápidamente se convirtió en top model, camino que la llevó a un régimen alimenticio que únicamente le permitía comer tres manzanas al día y una vez a la semana una porción de pescado o pollo, «Me mataba de hambre para perder 10 kg en un mes. Solo tomaba 3 manzanas al día. Y agua con gas, que llena el estómago. Una vez a la semana me estaba permitido comer pollo o pescado», desvela la joven. «Nadie me dijo que debía perder peso, pero me dijeron: ‘en septiembre harás las Fashion Weeks, la talla es 32-34 y debes caber‘. Es en ese momento cuando tendría que haberme ido», añade la ex modelo en la presentación de su libro. A Victoire la descubrió una agencia de modelos cuando iba con su madre y pese a ser una estudiante entregada de Ciencias Políticas y estar en plenos exámenes no dudó en dejarse seducir por el tentador mundo de las pasarelas. Pronto empieza a trabajar para una prestigiosa agencia mundialmente reconocida y es entonces cuando comienza su descenso a los infiernos, como cuenta ella misma en su libro.

Maçon Dauxerre, de 1.78 metros de estatura llegó a pesar 47kg, y pese a que su extrema delgadez que la hacía lucir enferma, no suponía un impedimento para desfilar. «Un médico habría visto que tenía el pulso extremadamente débil, que perdía pelo, que tenía osteoporosis, que no tenía la menstruación. Cuando se tiene el rostro pálido, casi verde, se ve rápidamente que hay un problema», recuerda la joven, que solía desmayarse entre desfiles.

Victoire Maçon, en la actualidad
Victoire Maçon, en la actualidad- Facebook

En la actualidad, Maçon es una ex modelo reconocida que lucha contra de la anorexia y de los trastornos alimenticios. Su libro es una crítica argumentada desde la vivencia personal y el sufrimiento que llevó a una niña a estar sometida bajo estigmas que imponen los cánones de belleza creados por la industria de la moda. Su experiencia es la de una joven que aunque hoy es talla 38 y ha logrado superar su enfermedad. «Las chicas que siguen trabajando hoy dirán que miento porque quieren seguir, pero no hablan porque no pueden decir nada: hay una verdadera ley del silencio en este mundo», añade Victoire haciendo una clara denuncia al sector.

Libro «Nunca se es demasiado delgada» de Victoire Maçon
Libro «Nunca se es demasiado delgada» de Victoire Maçon- Facebook

Sin embargo, con el 'boom' de la mujer real, quienes defienden este tipo de estándares de belleza se han quedado sin argumentos. La extrema delgadez se ha convertido en un problema de salud pública, algunos países están buscando la manera de promover estilos de vida más saludables para las modelos y algunos gremios como el Comité de Diseñadores de Moda de América (CFDA) le han abierto la puerta a la discusión sobre está problemática mundial y a la promoción de ‘cuerpos más sanos‘. Francia e Italia, por su parte, ya han tomado medidas para evitar que se promueva este ideal de belleza en sus países. En el caso de la legislación francesa además de las multas económicas y del castigo de prisión para quienes contraten modelos talla «cero», las aspirantes a modelo deberán solicitar un certificado médico que demuestre que están en óptimas condiciones de salud y que su delgadez es sana. Adicionalmente, las imágenes retocadas para adelgazar a las modelos deberán tener una etiqueta en la que indique que las imágenes fueron alteradas. «Todas sus fotos eran retocadas. Me añadían muslos, mejillas...», desvela Victorie.

Avec la nouvelle loi santé adoptée en décembre dernier, des photos comme celles ci devront comporter la mention "photo...

Posted by Victoire Dauxerre Pro on martes, 19 de enero de 2016

Una vida triste y gris que dicta muy lejos del mundo de glamour que se vende y que empieza a ser una lucha fuerte para mejorar la vida de estas jóvenes, quienes se ven atrapadas por el sueño de llegar a lo más alto al precio que sea. Lo que antes era un misterio cada vez toma más fuerza gracias a la llegada de importantes movimientos espontáneos en las redes sociales, entre los que destacan la plataforma de Facebook o Twitter, ya que es cuando se ha podido hacer más ruido al respecto, siendo estos los principales encargados de reinvidicar la belleza en todas las tallas y formas.