Carmen Quesada y Arturo Fernández - Gtres | Vídeo: EP

Carmen Quesada, la mujer en la vida de Arturo Fernández

A los 50 años el intérprete conoció a la abogada Carmen Quesada, veintinueve años menor que él

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Arturo Fernández ha muerto esta noche a los 90 años. El actor asturiano se encontraba ingresado en un hospital de Madrid desde hacía días por unas molestias estomacales y preocupaba su estado de salud. Su mujer, Carmen Quesada, ha informado esta mañana de su defunción.

Sin embargo, Quesada no ha sido la única mujer en la vida del actor. El 22 de marzo de 1967, Arturo Fernández contrajo matrimonio con la aristócrata catalana María Isabel Sensat Marqués. La pareja se divorció en 1978. Fruto de su matrimonio nacieron sus tres únicos hijos: María Isabel, Arturo, y María Dolores. Ninguno de ellos ha seguido los pasos de su padre: «Me hubiera disgustado muchísimo porque esta es una profesión que o te quedas de jornalero o eres una estrella. Se sufre mucho», confesó durante una entrevista con Bertín Osborne en el programa que dirigía en TVE «En tu casa o en la mía», donde aseguró que «mis hijos están muy por encima de todo en mi vida». Se mostró como un padre que había dado todo a sus hijos, muy cariñoso y poco disciplinario».

Una ternura que nunca mostró hacia su padre: «A mi padre no le decía 'te quiero' por ese estúpido machismo absurdo que había. Sin embargo ahora, cuando voy al cementerio, siempre le digo: 'padre, te quiero'».

Arturo Fernández y su primera mujer, María Isabel Sensat
Arturo Fernández y su primera mujer, María Isabel Sensat - ABC

A los 50 años el intérprete conoció a la abogada Carmen Quesada, veintinueve años menor que él, quien después de una función teatral se acercó al actor para felicitarle por su espectacular interpretación. En 1980 Arturo y Carmen iniciaron una vida en común y, a pesar de los casi 40 años de relación, la pareja nunca llegó a darse el «sí, quiero» (lo que no quiere decir que no estuviesen profundamente enamorados y muy unidos).

La única vez que Quesada abandonó su segundo plano y se puso frente a las cámaras fue en el programa «En tu casa o en la mía», en la que comió junto a su pareja, Bertín y su mujer Fabiola. «Arturo es de terciopelo por dentro. Es la perfección hecha hombre», dijo entre risas. «Reconozco que Arturo es todavía mejor ser humano que actor», añadió. Carmen recordó cuando conoció al actor: «Le conocí cuando tenía 21 años. Me conquistó con su 'piquito de oro' pero en verdad yo iba a verle ya conquistada».

La conversación poco a poco se fue tornando hacia el eterno debate sobre la diferencia entre hombres y mujeres: «Carmen siempre quiere discutir y yo soy muy tranquilo, escucho y pienso: 'ya me ha caído el chaparrón, ya se le pasará'», unas palabras que de las que se defendió Carmen: «No querrás que yo empiece a largar por esta boca [...] Yo tengo anécdotas para escribir libros».

Por su parte, el televisivo se posicionó de parte del cantante en el debate: «Ellas discuten más que nosotros. Es un hecho. A vosotras os gusta discutir», a lo que Carmen respondió: «Nosotras discutimos porque queremos la verdad».

Arturo Fernández tomó la palabra y dijo: «No hay hombre más fiel que yo», a lo que Quesada respondió: «Los hombres como vosotros necesitáis gustar y ese es un espacio que hay que dejaros. Tú nunca vas a dejar de levantar una ceja cada vez que aparezcas en un sitio y haya mujeres».

Arturo Fernández y Carmen Quesada
Arturo Fernández y Carmen Quesada - ABC

En un momnto dado, Fabiola les preguntó que por qué nunca se habían casado, a lo que el actor respondió: «Nunca hemos abordado eses tema pero nunca es tarde».

El actor, tremendamente celosos de su vida privada, se sinceró por primera vez con Bertín Osborne. Cuando el cantante le preguntó sobre su famosa fama de conquistador, Fernández respondió de forma contundente: «Por aquella época, cuando yo salía con una chica ni siquiera se me ocurría cogerla de la mano. Nunca me he propasado con una mujer», y añadió: «Es lo que menos me importó. Ir a la cama... ¿y después, qué? Si no existe algo verdaderamente importante. Lo bonito es salir con esa persona».

El actor no entendía de dónde salía su fama de conquistador: «He tenido esa fama y no sé por qué. Supongo que por el aspecto, que alguien debió decir: 'Debe tenerlas a puñados'», explicó.