El PSOE negociará el traspaso de la competencia sobre las prisiones al País Vasco

El Ejecutivo socialista envía a Vitoria un calendario de transferencias que no incluye la Seguridad Social

Vitoria Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El gabinete de Pedro Sánchez trasladó ayer a Vitoria un calendario para el traspaso de 33 competencias que, según los cálculos de los socialistas, se hará efectivo en un plazo máximo de un año. Aunque de la lista se ha caído la gestión del régimen económico de la Seguridad Social, el Ejecutivo central ha aceptado abordar la transferencia de las prisiones, otra de las prioridades de los nacionalistas. Una decisión que en Sabin Etxea celebraron con reservas, conscientes de que el PSOE sigue sin considerar prioritaria la cesión de esta cartera.

Si se respetan los plazos previstos, el Gobierno socialista enviará la primera semana de febrero a la coalición de PNV y PSE un primer «documento de propuesta» para hacer efectivos siete traspasos, relativos a Productos farmacéuticos, Seguro escolar, Ayudas a jubilación de los trabajadores afectados por EREs, Transporte ferroviario en las líneas de Cercanías y FEVE, Escuelas Viajeras, Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas y Administración institucional e innovación tecnológica.

En la lista de competencias que se negociarán a lo largo de los próximos doce meses no se encuentra la del régimen económico de la Seguridad Social, informó ayer el portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, que puso de relieve la «total y absoluta discrepancia» del Ejecutivo autonómico al respecto: «Está catalogada como prioritaria en nuestro programa», insistió.

El calendario sí hace alusión a las prisiones, que constituyen el segundo mayor anhelo del PNV. La alegría de los nacionalistas, en cualquier caso, no es plena, dado que el PSOE no contempla dicho traspaso como urgente. Fuentes de Interior reconocieron a este periódico la dificultad que conlleva la operación, que en todo caso solo pondría sobre la mesa la gestión administrativa de los centros penitenciarios.

Pese a las «discrepancias» que persisten entre ambas administraciones, el Ejecutivo de Íñigo Urkullu confía en completar cada uno de los 37 traspasos de competencias que, según su interpretación, están recogidas en el Estatuto de Guernica: «Es la primera vez que el Gobierno vasco tiene a su disposición un plan de trabajo concreto, con materias y plazos para completar el Estatuto -declaró Erkoreka-. Es una ocasión que hay que aprovechar, a pesar de las discrepancias que existen».