Dos turistas entran en un edificio del barrio de Las Letras - ISABEL PERMUY / Vídeo: El Ayuntamiento de Madrid limita los pisos turísticos

Madrid sigue las restricciones de París y Londres para poner coto a los pisos turísticos

Berlín es de las ciudades europeas más drásticas en las limitaciones a estos apartamentos

MadridActualizado:

Madrid sigue los pasos de París y Londres para limitar los pisos turísticos en la capital. El Ayuntamiento de Madrid pretende acabar con la barra libre para los propietarios de viviendas que las destinen a este uso en Centro, Chamberí y parte de los distritos de Chamartín, Salamanca, Retiro, Arganzuela y Moncloa-Aravaca a través del Plan Especial de Hospedaje (PEH) que aprobó este miércoles en el Pleno municipal -con los votos a favor de Ahora Madrid y del Partido Socialista y la oposición del Partido Popular y Ciudadanos-. Esta nueva normativa establece que, desde abril, para poder llevar a cabo este negocio durante más de 90 días al año los interesados tendrán que solicitar a la Agencia de Actividades (ADA) una licencia para cambiar el uso del inmueble de residencial a terciario de hospedaje.

Dicho permiso irá ligado al hecho de que el apartamento en cuestión deberá contar con un acceso y un ascensor independiente al del resto de residentes del edificio. Esta exigencia es inasumible para aquellos inmuebles que se sitúen en plantas superiores por lo que, según calcula el Ayuntamiento que dirige Manuela Carmena, se clausurará el 95% de las casas turísticas que operan en la capital. Más de 10.000.

La iniciativa municipal emula a la parisina, que permite desde 2014 arrendar toda la vivienda si es la residencia habitual solo 90 días al año. Si se alquila por habitaciones no podrán acoger a más de 15 personas y un máximo de 4 meses al año. Requiere el registro del piso y, a diferencia de la capital española, se cobra una tasa de 0,83 euros por persona y día. Los pisos deben tener detector de humos y otras condiciones de seguridad.

En Londres, desde 2015 se admite sin necesidad de licencia alquilar las viviendas completas por un periodo máximo de 90 días al año. Si se quiere arrendar durante más tiempo, requiere un permiso especial más complejo de conseguir. Se exponen a multas de 20.000 libras por incumplir la norma y están exentos de tasas si no ingresan más de 7.500 libras.

Sólo como medio de vida

Una de las ciudades europeas más duras con esta regulación es Berlín, donde se prohíbe el uso de las viviendas residenciales para alquilarlas para un uso turístico, íntegras o por habitaciones, menos de 60 días al año. El Ayuntamiento concede la licencia siempre que sea imprescindible para garantizar el medio de vida del propietario. El permiso cuesta 225 euros. Si se la dan, el propietario debe pagar 5 euros por metro cuadrado.

De las más laxas es Lisboa. La plataforma AirBnb llegó a un acuerdo con el ayuntamiento de la capital portuguesa por el cual la compañía recoge la tasa turística, de 1 euro por persona y noche hasta un máximo de 7 euros por cada turista y pernocta.

El delegado de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo, argumenta que esta medida limitará los excesos de este negocio, que han derivado en una «masificación turística» el centro de la capital, expulsando a los vecinos de los barrios y elevando el precio del alquiler de la primera residencia.

No hay un número exacto de pisos turísticos que funcionan en Madrid. Son 10.467 viviendas las registradas en la Comunidad de Madrid, un dato que no es fiable, ya que la inscripción no es obligatoria, y la Corporación no tiene información al respecto. «Es imposible saberlo», reveló Calvo. Según cifró la concejal socialista Mercedes González en la Cámara madrileña pueden superar las 15.000.

Impacto económico

La Plataforma de Alquiler Temporal (PAT) engloba a 4.800 pisos turísticos en la ciudad y desde el operador Airbnb comunican que más de 10.700 familias comparten su hogar a través de su red. Según sus cálculos, los anfitriones y húespedes en Airbnb generaron 780 millones de euros en Madrid durante 2018, un 75% más que en 2016. Los que dispusieron sus pisos ingresaron 132 millones de euros y los comercios, bares, restaurantes y resto de oferta de ocio, 648 millones. Españoles, estadounidenses y franceses son los que más utilizan la plataforma en sus visitas a la capital.

El candidato a la Alcaldía de Madrid por el PP, José Luis Martínez-Almeida, hizo referencia a que este plan acabará en los tribunales a instancia de la CNMV. Calvo prevé que pueda ser recurrido en los juzgados, pero argumentó que «está muy armado jurídicamente» y espera que la Justicia lo «ratifique».

Eliminación de los 90 días

El PEH depende del decreto de pisos turísticos que el Gobierno regional madrileño está a punto de aprobar –que tiene ya expuesto en el Portal de Transparencia– y pasa estos días el examen de la Comisión Jurídica Asesora. En él se regula esta actividad desde el punto de vista turístico, no urbanístico, y como novedad con respecto al actual, se suprime el plazo de tres meses que se exigía para el ejercicio de la actividad. También se prohíbe alquilar habitaciones sueltas y en él se considera vivienda de uso turístico la que se anuncie de forma habitual como tal por cualquier canal.

El decreto obliga a presentar una Declaración Responsable de inicio de actividad, y también contar con un Certificado de Idoneidad de la vivienda para poder alquilarla. Fija además las «capacidades máximas alojativas»: en pisos de menos de 25 metros útiles, dos personas; de 25 a 40 metros, cuatro personas; y por cada 10 metros cuadrados útiles adicionales, dos personas más.El texto fue presentado ante los responsables europeos y cuenta con su respaldo.

Las restricciones del PEH se desarrollan sobre un ámbito que afecta a una superficie de 52.768.610 m2 de Madrid y se distribuye en tres anillos.