Momentos de tensión vividos en Atocha entre Albert Rivera y los taxistas

Escrache a Albert Rivera en Atocha por parte de los taxistas

El líder de Ciudadanos ha denunciado las amenazas que ha recibido de los conductores a través de las redes sociales

MADRIDActualizado:

«Golfo, cabrón, no te va a votar nadie». Esas han sido las palabras que ha tenido que escuchar el líder de Ciudadanos Albert Rivera tras su llegada en AVE a Atocha por parte de los taxistas. Cuando han visto que el político abandonaba la estación, los conductores le han hecho un escrache y han comenzado los insultos. El líder de la formación naranja y su equipo se han visto rodeados en apenas unos instantes por decenas de taxistas que les impedían avanzar en su trayecto y abandonar el lugar.

Los gritos han empezado dentro de la estación. «Fuera, fuera de aquí», han coreado los taxistas. Incrédulo, en un primer momento, Rivera no ha respondido. Los representantes del gremio que estaban allí presentes lo han seguido hasta la calle, donde se han incrementado. Ha sido el propio Rivera el que ha denunciado la situación que le han hecho vivir a través de las redes sociales.

En un segudo vídeo se puede ver cómo les planta cara e intenta dialogar con ellos. En ese momento la Policía ya está en lugar para evitar que se produzca algún altercado. «Eres un sinvergüenza», han continuado los conductores.

Cansado, Rivera abandona finalmente el lugar. Una veintena de taxistas lo siguen hasta que la Policía les impide avanzar. «Cabrón, eres un hijo de puta», le han dicho increpándole.

«He tratado explicarles mi postura, pero entre amenazas a insultos es imposible tener un debate constructivo», comienza el líder de Cs en redes sociales, y sentencia: «Sigo pensando hoy aún más que ayer que los ciudadanos tienen derecho a elegir si se desplazan en taxi, VTC o como quieran».

Albert Rivera llegaba en AVE a Madrid desde Sevilla, a donde se desplazó el fin de semana para participar en el acto de investidura del nuevo presidente de la Junta, Juanma Moreno, apoyado por Ciudadanos.