Los pasajeros esperan fuera de la estación tras ser desalojados - Ep VÍDEO: Matías Nieto

Reabierta la estación de Atocha tras una falsa alarma por amenaza de bomba

La Policía ha desalojado a los pasajeros después de que una mujer se subiese en un tren con destino Madrid con un objeto sospechoso

Actualizado:

La estación de Atocha ya ha sido reabierta al tráfico tras desalojar a los viajeros a las 09.50 horas de la mañana por una falsa amenaza de bomba. Según han confirmado fuentes policiales, el dispositivo se ha desmontado y todo «vuelve a la normalidad».

El desalojo ha sido realizado por los trabajadores de seguridad de Atocha por orden policial, después de que una mujer se subiese a un tren con origen en Barcelona y destino Madrid con un objeto sospechoso, que parecía ser un explosivo tipo granada. Finalmente, se trataba de la hebilla de un cinturón enrollado que tenía forma similar a la de este artefacto.

Por este motivo, la Policía Nacional ha decidido, por precaución, cerrar parcialmente la estación de Atocha, con el objetivo de establecer una zona de seguridad en la que poder supervisar el AVE en el que viajaba la mujer y que tenía prevista la llegada a la capital a las 10.30 horas. Agentes policiales han detenido el tren a su llegada a Madrid y han comprobado que el contenido del equipaje no era peligroso. El perímetro de seguridad se ha establecido en la vía 1, desalojada anteriormente.

Maleta de la pasajera que ha provocado el desalojo de la estación de Atocha
Maleta de la pasajera que ha provocado el desalojo de la estación de Atocha

Los pasajeros y usuarios de los convoyes han esperado durante más de media hora, muy nerviosos, a las puertas de la estación a recibir alguna información. En la salida de la misma y las inmediaciones, todavía continúan varios furgones policiales. «Me he bajado en Atocha para coger un cercanías a Fuenlabrada, cuando he visto el andén vacío», explica Ignacio Sánchez, un turista sevillano. Los agentes los echaron del andén al grito de: «¡Desalojen la estación, desalojen la estación!».

«Ha sido muy rápido, yo estaba entrando en la estación y he visto a gente salir corriendo con maletas y la verdad me ha entrado el pánico», ha detallado Lucía, una de las desalojadas. El miedo y los nervios marcaron la espera de las decenas de personas que aguardaban en el exterior de Atocha, sin otra información que la amenaza de bomba y, según detallan, con «caras de auténtico miedo». «Nos hemos temido lo peor», ha añadido.

Detalle de la hebilla que se ha confundido con un explosivo tipo granada
Detalle de la hebilla que se ha confundido con un explosivo tipo granada

Una vez restablecido el servicio, la normalidad ha vuelto al ritmo de la estación, si bien la tensión seguía en viajeros que incluso ni estaban durante la falsa alarma. «Por desgracia, ya sabemos lo que es esto», ha lamentado Eric, un viajero que debía coger un AVE a Zaragoza. «Lo que no podemos es vivir con miedo», ha concluido otro pasajero.