El concejal de Seguridad dice que «el eje de la Policía Municipal no es detener a delincuentes»

Javier Barbero recuerda a la «patrulla kung-fu, que repartía estopa como no estaba escrito en los años 70»

MADRIDActualizado:

La comisión de Seguridad del Ayuntamiento de Madrid se convirtió ayer en un nuevo relicario de ocurrencias por parte del concejal del ramo, Javier Barbero. Según explicó, su modelo «no contempla solo la cuestión policial». «Hay que ir a por los delincuentes faltaría más, pero compatibilizándolo con los derechos y libertades». Apuesta Barbero por potenciar la formación policial, para respetar la diversidad. Un Cuerpo «proveedor de servicios, no que controla a los ciudadanos». «A los delincuentes hay que cogerlos, pero en la Policía Municipal ese no puede ser el eje fundamental, es de la Policía Nacional o Guardia Civil», llegó a decir ayer. Tal cual.

También el director general, Andrés Serrano (Podemos), reconoció la información adelantada la pasada semana por ABC, sobre la supresión de la Unidad dedicada al turismo en la capital. Los agentes han sido absorbidos por los distritos, pero aseguró que los agentes dedicados a este menester aumentarán.

Hizo, además, un recorrido por las distintas nomenclaturas y divisiones de «antidisturbios» en la Policía Municipal; y «no estuvo muy acertado», según algunos presentes, al recordar «la conocida como patrulla nocturna o los ‘kung fu’, que repartían estopa como no estaba escrito en los años 70». Por eso, el Gobierno de Manuela Carmena (Ahora Madrid) apuesta por que sus Unidades Centrales de Seguridad (UCS) o «antidisturbios» no realicen esa función. «No nos toca paralizar desahucios, eso le tocará a otros Cuerpos», insistió Barbero, en referencia a la Policía Nacional.

El PP: «Buenismo facilón»

Las palabras de Serrano y Barbero fueron afeadas por la portavoz de Salud, Seguridad y Emergencias del PP, Inmaculada Sanz: «Quieren convertir la Policía Municipal en una especie de ONG de buenismo facilón». «Pretenden desnaturalizarla, como ya han hecho con la Navidad de manera grotesca. El comportamiento de los delincuentes no cambiará diciendo que está mal lo que están haciendo», insistió Sanz, según recoge Ep.

Barbero tuvo tiempo para más «perlas». Al ser cuestionado por la destitución del inspector jefe de la Policía Municipal, Francisco Caletrio: «No le pido que esté a favor de la ideología, sino que no sea contrario, porque así no hay forma de trabajar».

En la comisión de Seguridad, también anunció el Ayuntamiento que ha cancelado el proyecto de la Ciudad de la Seguridad, puesto en marcha por Ana Botella (PP), y que preveía agrupar todos los servicios centrales de Seguridad, Emergencias y Protección Civil. El conocido como «Pentágono» de la Casa de Campo. El edil lo calificó como «un proyecto arquitectónico megalómano que no tiene sentido. «Soy contrario a una especie de mini-búnker o pentagonillo», sentenció.