Capilla del Colegio Alemán de Concha Espina que el Ayuntamiento estudiará proteger
Capilla del Colegio Alemán de Concha Espina que el Ayuntamiento estudiará proteger - Guillermo Navarro

El Colegio Alemán salvará sus edificios más singulares del derribo

El Ayuntamiento de Madrid revisará las obras para proteger elementos como la capilla y los aularios, que estudiará incluir en su catálogo de construcciones

MadridActualizado:

El derribo de dos de los edificios del Colegio Alemán, en la Avenida de Concha Espina, generó el enfado de asociaciones en defensa del Patrimonio y amantes de la arquitectura que lamentan lo que consideran «una pérdida irreparable». Nada se puede hacer ya por las dos contrucciones, reducidas a escombros desde el pasado 9 de julio. Sin embargo, el Ayuntamiento de Madrid aseguró ayer, a través del Área de Desarrollo Urbano, que revisará las obras para proteger el resto de edificaciones que «lo merezcan» y que forman parte de este antiguo complejo educativo levantado a mediados del siglo pasado.

Así lo expresó su delegado de Urbanismo, Mariano Fuentes (Ciudadanos), después de que, el pasado lunes, mantuviera una reunión con los propietarios que han promovido estas obras: la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios. Como ya informó ABC, sus planes son extender a esta parcela –que adquirieron en 2010– las actividades del cercano Hospital de San Rafael. Según el concejal, el Ayuntamiento ha obtenido el compromiso de que se conservarán el resto de edificaciones que los arquitectos alemanes Alois Giefer y Hermann Mäckler levantaron en Madrid bajo la dirección de Willi Schoebel Ungría y que, a criterio de instituciones como el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM) o la Fundación Docomomo, constituyen un paradigma del Movimiento Moderno. En referencia a los dos bloques ya derribados, Fuentes señaló ayer, tras la primera comisión del ramo, que «no tienen valor arquitectónico».

Lo hizo después de que el PSOE, a través de su portavoz de Desarrollo Urbano Mercedes González, criticara que el Consistorio no evitara su demolición al asegurar que se podría haber hecho consultando el visualizador urbanístico y «comprobando» que la parcela estaba «dentro del Bien de Interés Cultural (BIC) del conjunto histórico del grupo de colonias Alto del Hipódromo». A este respecto, el delegado Fuentes informó a los medios de que el argumento esgrimido por la edil socialista no es correcto. «Hemos buscado ese plano y esa parcela no está incluida en el BIC de los Altos del Hipódromo».

Derribo de dos de los edificios del Colegio Alemán el pasado 9 de julio
Derribo de dos de los edificios del Colegio Alemán el pasado 9 de julio - Guillermo Navarro

ABC ha tenido acceso a una respuesta emitida por la Dirección General de Patrimonio de la Comunidad de Madrid que así lo certifica y en la que especifica, a petición del arquitecto encargado de las obras que «los edificios no son BIC ni BIP –Bien de Interés Patrimonial–, ni están afectados por la Disposición Transitoria Primera de la Ley de Patrimonio –es decir, en el catálogo de edificios protegidos del Ayuntamiento–». En la comunicación fechada el pasado 29 de mayo, firmada por la directora general de Patrimonio del Gobierno regional Paloma Sobrini, se informa explícitamente que la parcela «no» está incluida en el mencionado BIC. Si bien es cierto, tal y como ha podido comprobar este diario, que como sostiene el PSOE en el mencionado visualizador urbanístico municipal se informa de lo contrario.

Aún así, el Consistorio estudiará el valor arquitectónico de los edificios que quedan en pie. «Los que sí lo tengan serán incluidos en una revisión del catalogo de edificios protegidos», explicó Fuentes. «De forma inminente comprobaremos los trabajos previos y a partir de ese momento iniciaremos trabajos de revisión», concluyó tras criticar que el anterior equipo de Gobierno haya «mareado la perdiz 4 años sobre protección de edificios».

Autorizadas por Carmena

Las obras, según informó el Área de Desarrollo Urbano, obtuvieron licencia el 11 de junio de este año, cuatro días antes de que José Luis Martínez Almeida fuera investido como alcalde de Madrid. El gobierno de Manuela Carmena, que estaba entonces en funciones, autorizó la demolición. Se da la paradoja de que lo hizo después de que votaran a favor de su protección en el pleno de Chamartín en mayo del año pasado. La edil González recordó ayer a PP, Ciudadanos y al exdelegado de Urbanismo, José Manuel Calvo –entonces en Ahora Madrid– que sus grupos votaron a favor de forma unánime a la propuesta que hizo el PSOE en aquella ocasión.

El Colegio Alemán cerró sus instalaciones en el número 32 de Concha Espina para trasladarse, en 2015, a su nueva sede en Montecarmelo. El conjunto que idearon Giefer y Mäckler estaba formado por seis construcciones. Entre ellas destaca, por su singularidad, la capilla. Su vidriera de hormigón armado, visible desde la acera de la avenida madrileña, fue ejecutada en Berlín por Paul Corazolla –fallecido en 2018–, uno de los maestros vidrieros alemanes más reputados. Otra de sus construcciones más representativas es el conjunto formado por cuatro hexágonos que daban forma al antiguo jardín de infancia.