Cartel de la iniciativa «Se alquila» pegado en Malasaña, al lado de la plaza del Dos de Mayo
Cartel de la iniciativa «Se alquila» pegado en Malasaña, al lado de la plaza del Dos de Mayo

«Se alquila esquina sin ventana por 700 euros»: la rebelión contra los precios de la vivienda en Madrid

Los promotores de la irónica iniciativa colocan carteles que denuncian el aumento de la cuantía de los inmuebles en el barrio de Malasaña

MADRIDActualizado:

La subida de los precios del alquiler se ha convertido ya en uno de los grandes problemas de Madrid, sobre todo, para aquellos que buscan piso. Contra los precios abusivos que han aparecido por el aumento de demanda y la escasez de oferta de inmuebles dos jóvenes han llevado a cabo unainiciativa por calles del centro de Madrid. Se rebelan contra los prohibitivos alquileres en un proyecto de arte callejero que se puede ver en los lugares más inesperados de Malasaña, como un árbol o un cubo de basura.

«Se alquila parcela de árbol por 900 euros y un ojo de la cara» o «Se alquila esquina sin ventana por 700 euros y un disgusto» son algunos de los mensajes que ya están pegados en las calles y lo que sienten los ciudadanos cuando se sumergen en la ardua tarea de encontrar vivienda Los carteles tienen el mismo formato, aunque en forma de folio, que los típicos indicadores de «se alquila» que se cuelgan en ventanas de viviendas o locales.

Los dos jóvenes promotores del proyecto, Mikel y Verónica, protestan irónicamente contra el alza de la vivienda en una ciudad donde alquilar un piso de 120 metros cuadrados cuesta ya 1.725 euros. Las cifras, lejos de frenar o decrecer, no paran de aumentar.

«Hemos colgado estos carteles para gritar bien alto que tanto nosotros como miles de ciudadanos de Madrid estamos cansados de los abusivos precios del alquiler», denuncian en redes sociales. Su llamativa reivindicación cuentra con otros mensajes como: «Se alquila este buzón sin calefacción por 450 euros y un huevo de dragón» y «Se alquila pared sin wifi por 700 euros y medio pulmón».

Mikel y Verónica han conseguido que una marea de jóvenes que se encuentran en la misma situación que ellos se unan a su ya aplaudido proyecto a través de las redes bajo el hashtag «#stopm2deoro». «Así amaneció Malasaña, llena de ofertas de alquiler», comenta con retranca una de las usuarias. «Ya tenéis solución habitacional», dice otro. Los carteles han sido colocados en puntos estratégicos y transitados como la plaza de Antonio Vega, la Corredera Alta de San Pablo y la calle del Espíritu Santo.